Empresas

Masaltos.com, receta para que los hombres crezcan 7 centímetros

Zapatos de diseño en los que no se nota el tacón que hace ganar estatura 

Estudios revelan que la autoestima se ve condicionada por la altura de las personas. El parecer más alto también mejora su aspecto físico. Las mujeres recurren a los tacones en innumerables ocasiones pero, ¿qué hacen los hombres? El género masculino tendría que conformarse por como es.

Masaltos.com ha cambiado el panorama respecto a la altura del hombre y fabrica zapatos con alzas para ellos. Esta empresa sevillana, que comercializa en 88 países de todo el mundo, surgió 1993 cuando Andrés Ferreras, el tío de Antonio Fagundo, actual director de Desarrollo de Negocio,  vivía en Alemania y sufrió una lesión que le obligó a calzar un zapato ortopédico durante un tiempo. Antonio Fagundo manifiesta que este tipo de calzado era “muy feo y muy vasto”, por lo que se le ocurrió dar una vuelta al asunto a su regreso a España.

Ferreras sabía que la venta por catálogo funcionaba muy bien en Alemania e intentó hacer lo mismo en España. En Alemania, internet era el medio ideal para vender los zapatos porque se mantenía la privacidad del cliente y se podía hacer pedidos sin que nadie lo supiese. La idea resultó descabellada en las entidades bancarias de nuestro país de forma que cuando Andrés Ferreras fue al banco a pedir un préstamo para crear una página web “el director le dijo que estaba un poco majara” manifiesta Fagundo.

Su expansión al exterior llegó con la publicidad en la revista Ronda Iberia (revista que ponía la aerolínea en sus asiento del avión), y como fuera de España la gente ya navegaba por internet buscaban la página, la dirección de la empresas, y hacían sus pedidos. Antonio Fagundo afirma que su tío se sorprendió cuando en 1996 empezaron a llegar pedidos de Holanda, Alemania y Dinamarca. En el año 2000 ya tenían un comercio electrónico puro y duro y en 2006 una página web en ocho idiomas diferentes. Lo que hace singular esta empresa, además del producto, es que ofrecen atención al cliente personalizada en 8 idiomas distintos, de forma que tienen un número para cada idioma y una persona que mantiene la conversación con el cliente.

Productos que llegan a 88 países

Con una plantilla de 11 empleados entre los que hay logística, marketing online y atención al cliente, Masaltos.com exporta a 88 países de todo el mundo, siendo Centroeuropa su principal destino. Los zapatos están diseñados de tal forma que una persona no tiene como saber si otra los utiliza o no. Fagundo manifiesta que su gran secreto ha sido que “solo lo sabe el que lo lleva. Hemos investigado de la forma de manera que la persona que está enfrente no puede saber que lleva un zapato de esos”.

Su precio oscila entre los 80 y 250 euros, calzado que no es caro puesto que están hechos a mano y tienen una duración de 7 años aproximadamente y con los cuales un usuario puede crecer hasta 7 centímetros. Además, es beneficioso para la salud ya que “corrigen la columna vertebral porque se reparte el peso, por eso la persona no se siente cansada”, algo que le encanta a Fagundo.

Privacidad del cliente

Una de las principales características de la empresa es la exclusiva privacidad del cliente. Fagundo dice que “en el fondo de todo esto, la mayoría de las veces hay un complejo, entonces cuando la gente va a comprar lo normal es que no haya signos de comunicación que puedan dar a entender que llevas esos zapatos”. Por esta razón, las cajas con sus pedidos no llevan incorporadas el logotipo de la compañía. Esta privacidad la llevan tan a plomo que tienen clientes “padre-hijo que vive en la misma casa y el padre no sabe que el hijo también es cliente y viceversa”.

Sus clientes no son todos de estatura baja, sino que incluso compran sus productos personas que miden 1,80 metros por el hecho de que no quieren parecer más bajos cuando sus respectivas novias o mujeres se ponen tacones.

Comercio principalmente exterior

El 65 por ciento de sus ventas se efectúen fuera del territorio español, de hecho acaba de negociar un contrato con Rakuten para vender sus productos en Japón. El Amazon asiático está desembarcando en España y contactó con Masaltos.com para vender sus productos en un país que tiene una media de estatura masculina de 1,68 centímetros.

La alianza le ha permitido ampliar su cifra de negocio, de forma que Antonio Fagundo se alegra al decir que “con Japón, en cuatro meses hemos vendido más zapatos que en seis años”. El director dice que este calibre no es producto de la nada, sino que vender en internet no es fácil. “Yo controlo las tendencias de España y puedo conocer un poco la moda de Europa porque los patrones de comportamiento son muy parecidos. En Estados Unidos te puedes desenvolver, pero uno no llega a Japón y dice “monto una  tienda, abro un portal de comercio electrónico y me pongo a vender” porque los japoneses se comportan de forma diferente a nosotros, visten diferente, y es que no tienen nada que ver. Para poder atacar ese tipo de mercados, o te buscas alguien de allí en condiciones o no vale para nada”, afirma.

Desde sus inicios, la empresa no paró de crecer. Soportó la crisis española porque, al contrario que otras empresas, apostaron por el mercado extranjero porque el dinero estaba fuera de España, algo que les ha permitido hacerse más fuertes en Europa y América. Fagundo manifiesta que “en Japón acabamos de llegar pero llegamos pisando fuerte. El siguiente es el mercado árabe. Ya tengo pensado abrir la página en árabe y contratar una persona árabe para la atención telefónica. Ya lo tengo todo medianamente pensado”. Y es que su incansable esfuerzo, sus pedidos llega a su destino en menos de 24 horas desde el momento de la compra independientemente del país, y su política de privacidad les permite avanzar y quien sabe, llegar en un breve periodo de tiempo a los 100 países.

Yasmina Pena