Política Sectores

Abren los colegios, vuelve la fiesta de la democracia

Son las doceavas elecciones generales que vive nuestro país desde 1977

Acaban de abrir las puertas de los colegios electorales, acto con el que se da el pistoletazo de salida a la fiesta de la democracia. La apertura está fijada por ley, debe ser a las 9:00 horas de la mañana, muy pronto, para que los votantes más tempraneros puedan acudir a primera hora a depositar su voto. Esta intensa jornada se extenderá hasta las 20:00 horas de la tarde, momento en el que las puertas del recinto deben ser cerradas.

Pero cuidado, si eres de los votantes más tardíos y te quedas dentro del colegio, no podrás salir hasta que la Policía Nacional –siempre presente en este trámite para velar por la limpieza del proceso- no vuelva a dar permiso de salida, una vez terminado el recuento.

Sea la hora que sea a la que se vaya a votar, el total de españoles que están llamados a ejercer su derecho asciende en esta ocasión hasta los 36.510.952 de ciudadanos, de los cuáles casi dos millones residen en la actualidad en el extranjero. Por otro lado, esta fecha debería ser más concurrida que la anterior de 2011, ya que la cifra asciende en 731.461 electores más.

A los centros de estudio acudirán dos tipos de personas distintas -dejando a un lado a los propios votantes-: los que van obligados y los que no. Los primeros de ellos son los ciudadanos designados a ocupar las mesas electorales y que reciben su citación por correo; mientras que el segundo grupo está formado por los apoderados de partidos y los interventores que velan por el correcto funcionamiento del proceso.

¿Cómo funciona el sistema?

A la hora de elegir a nuestros representantes, España cuenta, desde el comienzo de la democracia, con un sistema representativo en el que existe una circunscripción por provincia. Dependiendo del total de habitantes de cada una de estas, contará con un mayor número de representantes o menos.

Es por esta razón, por la que los ciudadanos madrileños elegirán a 36 del total de diputados, Barcelona a treinta y uno, Valencia a quince, Alicante y Sevilla a doce, Málaga a once o Murcia a diez. En el extremo opuesto se encuentran Ceuta y Melilla que solo tienen un representante o Soria con dos.

Mientras tanto, para el Senado todas las circunscripciones provinciales seleccionarán a cuatro senadores, excepto Gran Canaria, Mallorca y Tenerife que solo elegirán a tres o Ibiza, Menorca, Fuerteventura, La Gomera, El Hierro, Lanzarote y La Palma que cuentan con un representante único.

El sistema seleccionado en nuestro país es el sistema d´Hondt –se llama así en honor a su creador Víctor d´Hondt-, que a través de una división entre uno, dos, tres, cuatro… en una tabla del número total de votos de cada partido político, se va entregando los escaños disponibles a los cocientes resultantes más altos.

El principal actor: los partidos políticos

Llama la atención, la cifra total de listas que se llegan a presentar a las juntas provinciales, ya que alcanzan y superan el millar de listas. En total, 624 de ellas, se presentan para ocupar puestos en el Congreso de los Diputados y 693 para el Senado.

De entre todos, los más conocidos por los españoles son el Partido Popular, el Partido Socialista Obrero Español, Ciudadanos, Podemos, UpyD e Izquierda Unida a nivel nacional.

Por otro lado, la circunscripción provincial da fuerza y hace cobrar especial relevancia a los partidos de las distintas comunidades autónomonas. Son ya habituales entre los parlamentarios, los miembros del PNV, Convergencia o Ezquerra Republicana de Catalunya, entre otros muchos.

Adrián C. D´Aniello