Destacado Economía

A pesar de Puigdemont el IBEX aguanta en los 10.200

El Ibex 35 perdió cerca de un 1% durante esta semana condicionado por la situación de incertidumbre que continua desde la celebración del referéndum en Cataluña. A pesar de esta situación, el selectivo español se mantiene a la expectativa en la zona de los 10.200 puntos a la espera de una resolución favorable. La brecha respecto al resto de índices europeos continúa ensanchándose al no verse estos afectados por la situación política en España.

En el plano empresarial destacamos el mal comportamiento de Siemens Gamesa que se vio duramente penalizada tras alertar un “profit warning” de cara a los próximos resultados empresariales del tercer trimestre. La compañía de aerogeneradores cayó más de un 7% durante esta semana, y acumula unas pérdidas anuales superiores al 34%, situándose como la compañía con peor comportamiento del Ibex 35. CaixaBank y Banco Sabadell continúan sin frenar sus caídas a pesar del cambio de sede social y cayeron cerca del 5%. Se trata de dos de las compañías que más han sufrido por su fuerte exposición a Cataluña, a pesar de que mantienen una revalorización anual por encima del 20%. En este tipo de situaciones, el sector financiero tiende a recoger toda la incertidumbre de los inversores, sin embargo esperamos que tras el desbloqueo político, sea el sector que mejor se comporte.

Por el lado positivo, Abertis y ACS destacan sobre el resto con una revalorización cercana al 7%, después de que Hochief, filial de la constructora española presentara una contra opa sobre Abertis. En estos momentos el principal escenario que barajamos es la aceptación masiva de los accionistas de Abertis de la oferta de Hochtief. Sin embargo no descartamos un incremento del precio por parte de Atlantia o la entrada en escena de un tercer competidor.

Volviendo a la coyuntura económica española, los inversores continúan preocupados sobre el tiempo que se prolongará esta situación dañina para Cataluña y para el resto de España. Aunque todavía no hay datos oficiales, son muchas las empresas que han declarado que han paralizado inversiones a la espera de una resolución favorable, esta circunstancia podría provocar una rebaja en las perspectivas de crecimiento para el último trimestre de año. Mientras continua el cambio de sede social fuera de Cataluña de numerosas empresas en busca de un marco regulatorio estable.

El resto de índices globales continua impasible a lo que ocurre en España, alcanzando nuevos máximos anuales cada semana. Estamos ante un escenario a nivel global de total ausencia de catalizadores negativos de gran relevancia. Los datos macro continúan confirmando la mejoría de las principales economías y los resultados empresariales siguen justificando las revalorizaciones obtenidas durante el curso. Los índices americanos vuelven a subir por encima de los dos dígitos, con el S&P500 haciéndolo un 14.7, el Dow un 17.6 y el Nasdaq un 25.6%. A pesar de la dificultad con la que se está encontrando Trump para aprobar las propuestas electoras, los inversores se están apoyando de la buena marcha de la economía norteamericana con un crecimiento consolidado por encima del 2%, un desempleo del 4.2%, una inflación en torno al 2% y la buena comunicación de la Reserva Federal que trata de alertar al mercado de todos sus movimientos. En Europa ocurre una situación similar, a pesar de que en Alemania todavía no se ha formado gobierno, el Dax ha sobrepasado la barrera de los 13.000 puntos, alcanzando nuevos máximos históricos empujados por las buenas perspectivas de la economía europea.

De cara a la próxima semana esperamos que el Ibex 35 continúe moviéndose en torno a los 10.200 puntos a la espera de la evolución de las conversaciones entre gobierno autonómico  y el ejecutivo central. En el caso de no encontrar una solución definitiva esperamos ver un rango de movimiento entre los 10.000 y los 10.400 puntos, sin embargo, si por el contrario el mercado empieza a descontar una solución positiva, el Ibex 35 podría recuperar de nuevo el rango comprendido entre los 10.400 y los 10.850 en los que ha permanecido la mayor parte del año.