Empresas

Abengoa, abocada al mayor preconcurso de la historia de España

 

La deuda neta del grupo alcanza ya los 6.283 millones de euros, mientras que la bruta se acerca a los 9.000 millones

Abengoa ha informado hoy de que presentará preconcurso de acreedores, un anuncio que de materializarse la llevaría a protagonizar el mayor proceso judicial de este tipo en España, con una deuda bruta financiera que roza los 9.000 millones de euros y deudas a proveedores superiores a 5.000 millones.

Con estas cifras superará de largo a otros procesos como el de Martinsa Fadesa, actualmente en liquidación y a la que en 2011 el juez dio un plazo de diez años para pagar 7.200 millones de deuda y levantar el concurso de acreedores en el que se encontraba.

A cierre de septiembre, el pasivo de Abengoa era de 27.357 millones de euros, según los últimos estados financieros publicados por la firma de ingeniería y energía. A esa fecha, la deuda neta consolidada del grupo ascendía a 6.283 millones y la bruta a 8.791 millones de euros, en tanto que las pagos a proveedores sumaban 5.470 millones.

Al otro lado del balance, la compañía valora sus activos intangibles (fondo de comercio y otros) en 1.587 millones, y cifra en 2.356 millones las cuentas pendientes a cobrar (clientes y otros), en 1.220 millones su efectivo y en 3.430 millones el inmovilizado en proyecto.

Gestamp, protagonistas
La compañía presentará en breve preconcurso de acreedores después de que el conglomerado Gestamp, a través de Gonvarri, haya renunciado a entrar en su capital para inyectarle liquidez al no llegar a un acuerdo con la banca acreedora de Abengoa.

Una vez presentado el preconcurso, la compañía dispondrá de hasta cuatro meses para alcanzar un acuerdo con sus acreedores, que durante ese tiempo no podrán exigirle el pago de sus deudas.

En los citados estados financieros, figura que Abengoa tenía previsto hacer frente a pagos a las entidades acreedoras por valor de 205 millones de euros en lo que restaba de 2015, por 431 millones entre enero y septiembre de 2016 y de 63,7 millones entre octubre y diciembre de ese año.

Tras el anuncio de preconcurso, diversos analistas no descartan que finalmente Gestamp entre en el capital, lo que sería “sin duda el mejor escenario posible”, aunque también confían en que podría llegar otro socio inversor .

“Se han roto las negociaciones, pero existe cierta probabilidad de que los bancos accedan a las condiciones de Gonvarri. Si no, la situación sería mucho peor”, ya que podría haber incluso ventas de activos a precios “especialmente bajos” y hacerlo todo de forma un poco precipitada, han apuntado.

Según los expertos, la complicada situación que atraviesa Abengoa “se veía venir”, dado que se había producido “un deterioro importante en cuanto a liquidez”, la empresa “seguía teniendo demasiada deuda”, así como un modelo de negocio que “dependía de inversiones muy elevadas que requerían mucha financiación”.

Sobre la cuestión, han añadido que la compañía “ha arriesgado demasiado, ha crecido mucho con endeudamiento” como lo demuestra el hecho de que mientras su endeudamiento se ha multiplicado por 50 desde 1995, los fondos propios sólo lo han hecho por 10.

Más de 24.000 trabajadores
En cuanto a la actividad de la compañía, los expertos valoran el área de ingeniería y critican su apuesta por los biocombustibles, al tiempo que advierten de que, una vez en preconcurso, será complicado que le adjudiquen nuevos proyectos.

Abengoa emplea más de 24.000 personas, unas 8.800 de ellas en España, y factura unos 7.000 millones de euros, de los que el 88 % proceden de su actividad en el exterior. La compañía ha comunicado al supervisor bursátil que Gonvarri, sociedad del grupo Gestamp, ha roto el acuerdo firmado el 8 de noviembre por considerar “no cumplidas las condiciones a las que estaba sujeto”.

Entre esas condiciones, figuraba el aseguramiento de una ampliación de capital o la suscripción de un “importante paquete de apoyo financiero” por un conjunto de entidades financieras. La pasada semana, la agencia de calificación Moody’s rebajó la nota de Abengoa, de B2 a B3 (ambas en bono basura), con perspectiva negativa, por el deterioro de la posición de liquidez de la compañía reflejada en sus resultados de los últimos nueve meses.

EFECOM