Empresas

Abengoa concentra el poder ejecutivo en el presidente

Tras aceptar la renuncia presentada por su consejero delegado, Santiago Seage

Según ha informado hoy la compañía, que ha presentado el preconcurso de acreedores a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Domínguez Abascal, que ocupaba el puesto de presidente no ejecutivo desde septiembre -en sustitución del histórico Felipe Benjumea-, será ahora presidente ejecutivo aglutinando “todas las facultades excepto las indelegables conforme a la ley”.

También tendrá función ejecutiva el nuevo consejero y director general de la compañía, Joaquín Fernández de Piérola, hasta ahora presidente de Abengoa México y nombrado hoy para ambos puestos. Fernández de Piérola, que ocupará en el consejo el puesto vacante de Seage, tendrá carácter ejecutivo “con las facultades que expresamente le atribuya el consejo de administración”, pero no será consejero delegado.

Mientras tanto, la renuncia de Seage a su puesto de consejero delegado supondrá su salida del consejo y el abandono de los cargos de consejero delegado y vicepresidente primero de la matriz. Seage asumió el liderazgo de la filial hace dos días, después de que el hasta entonces director general de esta, Javier Garoz, abandonara la sociedad.

Precisamente, Seage lideraba Abengoa Yield hasta el pasado mes de mayo, cuando la abandonó para ocupar el puesto de consejero delegado en la matriz en sustitución de Manuel Sánchez Ortega tras su dimisión. Tras la reorganización anunciada hoy, Abengoa tendrá un único vicepresidente, Antonio Fornieles Melero.

Estos cambios en la dirección llegan dos días después de que la empresa sevillana presentara el preconcurso de acreedores para intentar solucionar su actual situación económica, en la que arrastra una deuda financiera de casi 9.000 millones de euros y unos pagos pendientes a proveedores por 5.000 millones.

Esta situación, que es resultado de un año complejo en el que se han sucedido los planes y estrategias, culminó en preconcurso tras la ruptura del acuerdo alcanzado con Gonvarri para que el conglomerado vasco entrara en el capital de Abengoa.

Las acciones de Abengoa

Mientras tanto, las acciones rebotan hoy con fuerza, con un repunte del 20,24  por ciento alrededor de las 13.00 horas, animadas por los movimientos especulativos tras perder más de un 70 por ciento de su valor en dos días.

Los títulos clase “B” de la compañía -los más líquidos y que desde hoy ya no cotizan en el Ibex- se intercambiaban en ese momento a 0,303 euros, con cierta recuperación, pero todavía un 66,7 por ciento por debajo del cierre del martes, es decir, antes de que de se conociera la ruptura del plan para que Gonvarri entrara en la compañía y se anunciara el preconcurso de acreedores, que finalmente se presentó ayer.

Este repunte, que sigue a las importantes caídas registradas el miércoles y el jueves, que en total han supuesto una pérdida de valor bursátil del 70 por ciento, tiene un carácter meramente especulativo, según los analistas.

Desde Self Bank, Victora Torre señala que en niveles tan bajos “hablamos casi de especulación”, una situación que, a su juicio, se prolongará en el tiempo de “mucha volatilidad”. También Carlos Fernández, de XTB, achaca a la “especulación” la subida, ya que es habitual que tras caídas tan pronunciadas se busquen “rebotes puntuales”.

Con respecto a las alternativas para “hacer viable” la compañía, Torre aboga por una entrada de la banca en el capital, una opción que sería negativa para los actuales accionistas, o por la inversión de algún “fondo buitre”. En cualquier caso, subraya que, en el marco del preconcurso, hay un plazo de cuatro meses para alcanzar un acuerdo con los bancos.

En cambio, Fernández considera que la clave es la banca, que tiene un gran exposición, y que por ello estará dispuesta a aceptar una quita y flexibilizar los calendarios de pago. En caso de que el acuerdo no sea posible, Fernández augura una “muy mala” solución, ya que ve difícil la entrada de inversores en el capital por la desconfianza derivada de la retirada de Gonvarri.

EFECOM