Empresas

Abengoa se reúne mañana con la banca en busca de un acuerdo sobre la liquidez

Abengoa se reúne mañana con sus bancos acreedores y con la asesora de estos, KPMG, con el objetivo de lograr un acuerdo que permita hacer llegar a la compañía la liquidez que necesita para afrontar pagos urgentes, principalmente a empleados y proveedores.

Este desbloqueo de la liquidez es el primer escollo del proceso de reestructuración de la ingeniería andaluza, iniciado el pasado 25 de noviembre con la presentación del preconcurso de acreedores.

La banca, como principal acreedor de Abengoa -que suma una deuda financiera de más de 9.000 millones-, ha planteado desde el principio sus dudas respecto a las condiciones reales de la deuda de la compañía, por lo que encargó a la consultora KPMG un estudio detallado de esta.

Este estudio, elaborado en colaboración con la propia Abengoa, podría estar listo esta misma semana, con lo que ofrecería a la banca una hoja de ruta para los cuatro meses que durará el preconcurso.

En un encuentro celebrado la pasada semana, la compañía cifró en 450 millones sus necesidades de liquidez para los próximos cuatro meses, de los que 100 millones se concentrarían en lo que queda de año.

Algunos bancos consideran que estas cifras están por encima de las necesidades reales, que según sus cálculos preliminares rondarían los 80 millones mensuales, es decir, algo más de 300 millones en los cuatro meses del preconcurso.

En cualquier caso y al margen de la cuantía, los acreedores se muestran dispuestos a ofrecer liquidez al grupo, ya que es imprescindible para garantizar su supervivencia.

Paralelamente, Abengoa está inmersa en una “intensa labor de ajuste de la compañía”, que pasa por reducción de plantilla y podría implicar paralización de proyectos y trabaja en un plan de reestructuración.

Una vez resuelto el problema de la liquidez, empresa y acreedores podrán empezar a abordar las diferentes vías para solucionar la compleja situación financiera en que se encuentra el grupo, un proceso que tendrá que concluir antes de marzo del próximo año para evitar el que sería el mayor concurso de la historia de España. EFECOM