Empresas

Abertis apuntala su posición en autopistas chilenas por casi 300 millones

Abertis ha llegado a un acuerdo con Capital Riesgo Global (perteneciente al Grupo Santander) para la compra de Infraestructuras Americanas, sociedad propietaria del 42,3% de Inversora de Infraestructuras S.L. (Invin) por un importe de 291 millones de euros, a pagar en agosto de 2019. La sociedad adquirida incorporará una deuda sin recurso, ajena al Grupo Santander, de 162 millones euros con vencimiento en diciembre de 2018.

Con esta adquisición, que se prevé completar durante el segundo semestre de 2014, Abertis alcanza directa e indirectamente el 100% de Rutas del Pacífico y el 50% de Autopista Central, ambas sociedades concesionarias chilenas con término del plazo de concesión en 2024 y 2031, respectivamente, y se estima generarán un Ebitda de 185 millones en 2014 (si bien dicha transacción no altera los métodos actuales de consolidación).

La toma del control del 100% de Invin. A través de este acuerdo, Abertis impulsa su apuesta por Chile, donde participa en seis vías de alta capacidad con un total de 700 kilómetros, lo que la convierte en la mayor concesionaria de autopistas del país en términos de Ebitda generado.

Chile es el cuarto mayor mercado de Abertis por número de kilómetros gestionados, ingresos y Ebitda. A cierre del primer trimestre, los ingresos de la filial en el país suponen el 6% del Ebitda total del Grupo y el 5% de los ingresos.
Rutas del Pacífico –Ruta 68– une, con sus 141 kilómetros, Santiago de Chile con Valparaíso y Viña del Mar en la zona central del país. Por su parte, Autopista Central (60 kilómetros) es parte del eje Norte-Sur de Santiago de Chile. Es la autopista urbana con mayores tráficos de la ciudad. Ambas presentaron crecimientos de su Intensidad Media Diaria del 5% en el primer trimestre de 2014.

Chile es un mercado prioritario para Abertis, donde prevé que puedan surgir importantes oportunidades de crecimiento en los próximos años. La compañía impulsa allí acuerdos de colaboración público-privada con el objetivo de realizar nuevas inversiones en la red de autopistas a cambio de la extensión de la duración de las concesiones existentes.