Economía

ADE, una de las titulaciones universitarias con más salidas

Entre sus ventajas está la de poder dedicarse a una infinidad de ámbitos laborales

Son muchos los estudiantes de bachillerato que, cuando llega el momento de escoger una carrera, se encuentran navegando en un inmenso océano sin saber hacia dónde dirigirse. Tomar por titulaciones relacionadas con algo que se les da bien o guiarse por la salida laboral son los principales factores que llevan a estos ‘indecisos’ a tomar una salida u otra. Otros se dejan guiar por las recomendaciones de familiares y amigos, pero no siempre son las correctas.

Algunos la tratan como ‘lo que estudian los que no saben qué hacer o aquellos que no les da la nota para entrar en la carrera que quieren’, lanzando conceptos peyorativos sobre ella, pero lo cierto es que ADE es una de las titulaciones que cuentan con más salidas laborales. Lo dice el departamento de orientación universitaria del IEB, que ha elaborado un informe de por qué este grado universitario cuenta con tantas salidas profesionales.

La primera, y quizás la más importante, es el autoempleo. La carrera de ADE proporciona el tipo de comportamiento idóneo para aquellos estudiantes que, en su futuro laboral, no quieren depender de una empresa, sino que quieren optar por poner en marcha su propio negocio. Y es que las competencias adquiridas en los años de estudio les permiten minimizar riesgos y dependencias a la hora de empezar cualquier proyecto.

Muchos le llaman una carrera “comodín” por el hecho de que la estudian ‘los que no saben que estudiar’, y sí es cierto lo de “comodín”, pero no en ese sentido. Los estudios de ADE abarcan tal cantidad de temas y ámbitos de estudio que permite a los estudiantes trabajar en diferentes campos. La razón está en que todas las empresas, por muy pequeñas que sean, necesitan tener personal especializado en el mundo empresarial para que dirijan el negocio y les guíen en la toma de decisiones.

En tercer lugar está la gran versatilidad y polivalencia que ofrece el grado ya que los trabajadores pueden adaptarse a distintos perfiles profesionales en diferentes áreas… banca, marketing, comercio exterior, periodismo, arquitectura… Además, la mejora de la situación económica está llevando a un aumento en la creación de empresas, aumentando la demanda de profesionales especializados en la gestión de negocios.

Y por último, pero no menos importante que las demás, es una buena base para la especialización. Al abarcar tanto y tan distintos temas de actuación, ADE constituye una excelente base de cara a cursar un postgrado o máster. Y eso no es una tontería porque el mercado laboral busca una formación no solo de calidad, sino también especializada para sobrevivir en un entorno laboral cada vez más competitivo.

Así que, estudiantes, si aún no habéis escogido carrera o no tenéis claro a qué os queréis dedicar en un futuro, pensad en todas las ofertas que te proporciona el grado en ADE. Además, si eres de los que ha vagueado un poco a lo largo del curso o si por cualquier otra razón tu nota de corte no es muy elevada, no te preocupes que está en un seis.

Yasmina Pena