Edición Limitada

Adiós, Gabo

El periodista, escritor y Nobel de Literatura Gabriel García Márquez falleció este jueves a los 87 años de edad tras una larga convalecencia, y deja tras de sí obras tan conocidas como ‘100 años de soledad’ o la creación de la Fundación Nuevo periodismo Iberoamericano.

Nacido el 6 de marzo de 1927 en Aracataca (Colombia), Gabriel José de la Concordia García Márquez, a quien muchos llamaban ‘Gabo’ o ‘Gabito’, decidió desde muy joven que quería dedicarse al periodismo y a la narrativa. A los dos años, cuando sus padres se marcharon a Sucre para abrir una farmacia, permaneció con sus abuelos maternos. Desde entones, hasta los ocho años de edad, escuchó a su abuela contar historias, lo que le influyó de forma notable en sus obras, así como sus propias vivencias.

Comenzó a estudiar Derecho en la Universidad Nacional de Colombia para dar satisfacción a su padre, y mientras estudiaba, publicó su primer cuento, ‘La tercera resignación’, en el diario ‘El Espectador’ en 1947. Desde entonces comenzó a dedicarse cada vez más al mundo del periodismo, hasta que acabó abandonando los estudios sin concluirlos para trabajar en el periódico ‘El Universal’, y posteriormente en ‘El Heraldo’.

GRANDES LIBROS

La popularidad de Gabriel García Márquez se fue incrementando progresivamente por su trabajo periodístico y gracias a sus obras literarias con libros como ‘La Hojarasca’ (1955) o ‘El coronel no tiene quien le escriba’ (1961). Además, fue también conocido por su implicación en asuntos políticos, puesto que se posicionó en reiteradas ocasiones a favor del comunismo, sobre todo al lado de la dictadura de Fidel Castro en Cuba, con quien llegó a tener bastante relación.

Este tipo de amistades le supuso varios enfrentamientos con Mario Vargas Llosa, así como la prohibición de entrar durante años en Estados Unidos por los ataques que dirigió contra “su posición imperialista”.

Eso sí, el principal golpe de efecto fue el Premio Nobel de Literatura en 1982, 15 años después de la publicación de la obra más conocida de este autor, ‘100 años de soledad’. Esta novela se desarrolla en el pueblo ficticio de Macondo, y uno de sus personajes principales, Ursula Iguarán, está inspirado en su abuela materna.

El discurso que pronunció cuando recogió el galardón lo dedicó a Latinoamérica, en el que llegó a afirmar que “tal vez la Europa venerable sería más comprensiva si tratara de vernos en su propio pasado”, o que “América Latina no tiene por qué ser un alfil sin albedrío”.

‘100 años de soledad’, novela por la que recibió premios como el ‘Chianchiano Aprecia’ en Italia en 1969, no fue la única novela en la que su entorno estuvo presente en sus publicaciones, puesto que además de escribir memorias como ‘Vivir para contarla’ en 2002 o ‘Memorias de mis putas tristes’ en 2004, plasmó el duro comienzo de la relación de sus padres en la novela ‘El amor en los tiempos del cólera’.

Aún así, a partir de los años 70, y sobre todo desde que consiguió el Nobel de Literatura, disminuyó paulatinamente sus apariciones públicas, aunque no cesó en su afición por escribir.

APOYO INCONDICIONAL DE SU MUJER

En 1958 se casó en la ciudad colombiana de Barranquilla con Mercedes Barcha Pardo, con quien estaba prometido desde los 13, y aunque vivieron durante algunos períodos en lugares como Nueva York, Barcelona (en los 70) o en Colombia, la mayor parte del tiempo residieron en México DF, donde crecieron sus dos hijos, Rodrigo y Gonzalo García Barcha.

En reiteradas ocasiones, el también fundador de la revista ‘Alternativa’ de Colombia en 1960 y creador de la Fundación Nuevo periodismo Iberoamericano en 1994, ha explicado el apoyo incondicional de su mujer, y que en ocasiones, cuando él estaba escribiendo más tiempo del previsto, ella estiraba el dinero para que García Márquez no tuviera que hacer ninguna otra actividad que no fuera la de dedicarse a escribir.

Quien fuera uno de los principales representantes del denominado Realismo Mágico, que fue un movimiento literario caracterizado por la mezcla de realidad y ficción, fue diagnosticado de un cáncer linfático en 1999 del que se ha discutido posteriormente en reiteradas ocasiones sobre si se había recuperado totalmente, e incluso se llegó a rumorear con su muerte en varias ocasiones. Al final, ha fallecido este jueves 17 de abril de 2014 en su casa de Ciudad de México como consecuencia de una neumonía que agravó su estado de salud.

Servimedia