Política Sectores

Alemania crece más de lo previsto y Francia se estanca

Alemania, la economía más potente de la Unión Europea confirma su fortaleza al crecer un 0,8% en el primer trimestre de 2014 superando las expectativas del mercado. Por su parte, Francia, el otro grande, ha pisado el freno. Con estas cifras se confirma la teoría de una Europa a dos velocidades: Mientras el PIB de Francia decepciona y se detiene por la fuerte caída del consumo de los hogares, la economía alemana crece por la fuerza de la demanda interna.

FRANCIA PISA EL FRENO

En el caso del país galo tampoco ayudó la caída de la inversión empresarial que cayó un 0,5% y la balanza comercial que no ayudó al comercio exterior porque se aceleraron las importaciones y se ralentizaron las exportaciones. La economía francesa tan sólo arrojó un buen dato: el de la producción de bienes y servicios que aumentó un 0,2% hasta el mes de marzo.

ALEMANIA MEJORA EXPECTATIVAS

Por su parte, Alemania se reafirma como motor del Viejo Continente. La subida de la economía germana supera las expectativas creciendo un 2,5% más que el primer trimestre del año pasado. Este ascenso en el dato adelantado de PIB se debe a la progresión de las inversiones, al alza en el consumo de los hogares y el gasto público y a una mayor tasa de ocupación: 41,7 millones de personas ocupadas, 344.000 más que las que había en ese mismo período de 2013 (un 0,8% más). El único dato negativo para la economía de Berlín lo arroja la balanza comercial al registrar una importación superior a la tasa de los bienes exportados.

Fuente: Redacción