Sectores

Análisis de la renta variable europea

Un informe que ha realizado la UBP (Union Bancaire Privée)

Es siempre difícil predecir como los asuntos macro afectarán las inversiones y el complicado inicio de 2016 fue un recordatorio de este hecho. En mercados tan volátiles, la convicción de cada gestor es puesta a prueba y muchos pueden verse tentados a cambiar sus estrategias, aún cuando no haya suficiente información que lo justifique. A menudo, en un contexto como este, es mejor esperar y no entrar en pánico.

En mercados como los actuales, los inversores deberían considerar estrategias con bastante riesgo que puedan dar buenas rentabilidades. Con la salvedad obvia de que las “acciones son acciones” y tienen riesgos inherentes a su condición, pueden encontrarse todavía oportunidades en valores con ingresos sostenibles. Son compañías que tienden a exhibir al mismo tiempo balances sólidos y capacidad de generar liquidez. Esto es un aspecto importante para los inversores que, en una situación incierta, no deberían depender solo de la apreciación del capital de sus acciones.

Con frecuencia las estrategias de ingresos son vistas, por la naturaleza de este tipo de valores, como defensivas. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Algunos va-lores cíclicos pueden ofrecer pagos en dividendos atractivos y jugar un rol importante dentro de una estrategia de ingresos equilibrada. Existen valores cíclicos que tienen balances muy fuertes así como otros atributos -como bajos costes de producción- y son, por lo tanto, menos volátiles que sus equivalentes. Debido a sus balances fuertes y generación de liquidez, estas empresas pueden sobrevivir en tiempos difíciles, tienen la habilidad de reestructurar y pueden potencialmente aprovechar la debilidad de competidores en problemas que no pueden refugiarse en sus balances. En relación con el mercado en general, esas compañías pueden generar un ingreso consistente que es muy atractivo en tiempos agitados.

Está claro que los inversores y gestores se encuentran en una de las situaciones más díficiles de los últimos tiempos respecto a los dividendos. Durante los últimos años, se ha dado una situación benigna que pudo haber provocado sobreconfianza entre los inversores sobre la habilidad de las compañías para pagar dividendos. Con las presiones sobre el crecimiento global, sobre todo en los mercados emer-gentes, un número creciente de compañías encontrarán difícil pagar sus dividendos con unos flujos de efectivo en disminución. El pago de dividendos a los accionistas usando deuda en vez de ganancias retenidas no es sostenible. Por lo tanto, aunque sea más difícil, es importante seleccionar compañías con balances sólidos. Los gestores deberán estar más atentos en este contexto.

En promedio, las compañías europeas todavía comercian por debajo de los valores más altos de rentabilidad, lo que no sucede con sus homólogas estadounidenses. Además, las valuaciones no son excesivamente caras. Europa se encuentra en un estado diferente de política monetaria que ha promovido los beneficios y oportunidades correspondientes a una moneda relativamente débil. A esto se suman los bajos precios en petróleo que continuarán siendo de ayuda tanto para los exporta-dores como para los consumidores europeos. El BCE continúa con sus esfuerzos para estimular la economía, por lo que es probable que la recuperación moderada de Europa se mantenga, con apoyo de la fuerza del consumo, aún en vistas de una fase de crecimiento global más lento. En muchos sentidos, Europa está mejor equipada para negociar su salida de una situación difícil que cualquier otra región.

Con esto en mente, la estrategia EURO EQUITY INCOME ha sido sobreponderada en el sector del consumo discrecional durante tres años a través de valores en las industrias de automóvil y en los medios, debido a que una cantidad de estas compañías han colocado dividendos y están generando liquidez. A pesar de las preocupaciones que el mercado tiene sobre el mundo en general, estas compañías continúan sugiriendo que no debería haber dudas sobre sus sectores. La estrategia está también sobreponderada en telecomunicaciones, un sector donde los rendimientos y los flujos de efectivos se están estabilizando tras un largo período de reestructuración y consolidación. Los dividendos son ahora atractivos y sostenibles en el sector, una combinación en marcado contraste con la de hace tres años.

Los mercados han estado recientemente tan plagados de rotación y volatilidad que lo que un día es una cartera de inversiones perfecta se convierte en una pesadilla al siguiente y es por lo tanto crucial mantener la convicción. Los temas centrales de la estrategia EURO EQUITY INCOME son los mismos, con un enfoque continuado sobre los generadores de ingreso sostenibles a la vez que mantiene una cartera bien equilibrada.

Autor/es: Scott Meech/Victoria Leggett