Economía

Análisis. El mercado inmóvil, a la espera de la reunión del BCE

Las pérdidas moderadas de la sesión precedente dejaron paso en la de ayer a subidas también discretas en Wall Street, pero que no impidieron que el S&P 500 (+0,19%) marcara un nuevo máximo histórico al cerrar en 1.927,88. El Dow Jones se anotó un +0,09% y algo más sólido fue el repunte del Nasdaq (+0,41%). La jornada transcurrió errática y se movió al compás de los datos macroeconómicos.

No le gustó al mercado el informe de empleo privado ADP de mayo, en el que se refleja la creación de 179.000 nuevos puestos de trabajo, por debajo de las previsiones y en los niveles más bajos del año. El déficit comercial sorprendió con un repunte del 6,9% en abril hasta los 47.236 Mn€, la mayor cifra en 2 años, acusando la debilidad de las exportaciones.

Algo más positivo fue el dato del ISM no manufacturero de mayo, del que depende aproximadamente el 90% de la economía americana, que escaló hasta 56,3, alcanzando así el sector servicios su mejor estado de forma de los últimos 6 meses. Otra buena noticia vino de la mano del Libro Beige de la FED, que constata mayor fortaleza en el consumo y en el mercado laboral. Amazon ha anunciado que el 18 de junio presentará un nuevo producto, especulándose con la posibilidad de que sea un teléfono.

Las bolsas europeas abren muy planas, sin apenas movimientos; así, parece que los inversores no quieren tomar posiciones, a la espera de ver el desenlace de la reunión del BCE, una de las más esperadas de los últimos tiempos. Por este motivo precisamente, el organismo tiene hoy una presión añadida, ya que los mercados esperan mucho y la decepción en caso contrario puede ser significativa. Entre las opciones más probables está la de una rebaja de tipos, que podría afectar tanto a los tipos oficiales (podrían bajar del 0,25% al 0,15%-0,10%) como a la facilidad de depósito, que entraría por primera vez en terreno negativo con el objetivo de dar un empujón a los bancos para que reactiven el crédito.

Pero antes de la reunión tendremos algunas citas importantes en la agenda, como las ventas minoristas de la Eurozona de abril y la subasta en España del Tesoro, que emitirá hoy entre 3.500 y 4.500 Mn€ en deuda a tres y cinco años. En el caso de los bonos con vencimiento en abril de 2017 busca reducir la rentabilidad a menos del 1%, después de haber saldado las dos últimas subastas con un tipo medio del 1,02% y 1,03%.

Por el momento tampoco se ve movimiento en el mercado de deuda, con la prima de riesgo en niveles de 144 y la rentabilidad del bono español a diez años en el 2,87%.

Ayer S&P revisó la calificación de la deuda de varios bancos españoles: el rating pasa de BBB- a BBB con perspectiva estable en BBVA y Santander y de BB a BB+ (sigue en bono basura) a Bankinter. Codere consigue un nuevo aplazamiento hasta el 7 de junio para conseguir llegar a un acuerdo con los acreedores y evitar el concurso.

Fuente: Self Bank