Noticias

Análisis: Mariano Rajoy Vs Alfredo Pérez Rubalcaba

La pregunta del día es ¿quién ha ganado el primer asalto del Debate sobre el Estado de la Nación? Analicemos a los luchadores parlamentarios en la Cámara Baja, donde ambos se han puesto el traje corporativo. Corbata azul para Rajoy y roja para Rubalcaba. En este país el que no se consuela es porque no quiere. Trinidad Jiménez ensalza el “extraordinario” discurso de su líder, casi en las puertas de Ferraz; y Celia Villalobos compara la agresividad de Rajoy con el mismísimo Cristiano Ronaldo.

Fran Carrillo, director de La Fábrica de Discursos y Asesor de Comunicación ha hecho un análisis de los puntos fuertes y débiles de la batalla en el Congreso.

Mariano Rajoy

  • Mucho más contundente que en otras ocasiones
  • Más ofensivo
  • Se sentía seguro porque se movía en un escenario económicamente favorable, respaldado por los datos macroeconómicos.
  • Ha usado la técnica del balanceo, es decir, ha sido capaz de enfrentar en una balanza los logros socialistas y los populares con acierto
  • Rajoy sigue hablando a Bruselas, a los mercados… no a los ciudadanos, la gente quiere que le hablen de las familias, de la economía real.
  • En algunos momentos, el presidente ha ido demasiado rápido en su oratoria. No hay que dar muchos argumentos, sino poder defender bien los que se brindan.
  • Mira a su bancada cada vez que va a atacar al adversario. Les mira para insuflarse fuerza, vitaminas, confianza. Las miradas se las han llevado la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y su presidente de Gabinete, Jorge Moragas.

Alfredo Pérez Rubalcaba

  • El líder de los socialistas optó por un discurso más social, ubicado en señalar el sufrimiento de la ciudadanía.
  • No ha sabido desmontar el discurso económico de Rajoy
  • No dejaba de hablar de futuro, cuando él es el pasado.
  • Ha hecho referencia a acontecimientos del pasado, de cuando él era joven, su lenguaje es caduco.
  • Su lenguaje verbal hace que no le veamos la cara o los ojos, solamente vemos su calva
  • Rubalcaba está seguro en la tribuna, no mira a los suyos cuando tiene el ataque en mente, avanza sin más