Entrevistas {DF} Noticias

Antonio Catalán: “Ya no sé ni cuando abrimos nuevos hoteles”

El presidente de AC Hoteles, Antonio Catalán, ha sido entrevistado este miércoles por Rubén Gil en el programa Pulso Empresarial de Gestiona Radio

Estamos con el presidente y fundador de AC Hoteles, Antonio Catalán. Señor Catalán ¿cómo está? Muy buenas tardes.

Hola, muy bien, buenas tardes.

¿Ha hecho ya su ratito de Tour de Francia? Que la última vez que estuvo por aquí con nosotros, nos contaba que era casi obligatorio ese ratito de deporte.

Bueno, ahora ya me estoy preparando para la Ruta Jacobea,  que se celebra el 26 y salimos el día 25. Hay que estar un poquito en forma.

Bueno, eso lo tiene usted ya superado.

Cada año cuesta un poquito más.

A nivel de compañía ¿Cómo van las cosas por AC Hoteles?

Van muy bien. Hemos cerrado el año fantásticamente bien, con 78 millones de euros de resultado y este año, de momento, las cosas van muy bien. Vamos a ver qué pasa, hay que tener en cuenta que estamos teniendo una avalancha de turistas, algunos de ellos artificiales.

Con lo cual, vamos a ver que no pase nada. Bélgica está desparecida de combate, Francia igual, Reino Unido está aguantando. Pero bueno, creo que las cosas están yendo bastante bien en nuestro sector y en general al turístico. Ahora hay que ver qué pasa con los políticos y hacen algo razonable.

Ahora le pregunto, antes de terminar, sobre su petición hacia los políticos. Para el que venga a encargarse del tema turístico y laboral. Sobre lo que nos contaba de que España vive una realidad diferente, para bien o para mal, en cuanto a datos y nivel de turistas. Ayer era Estados Unidos el que hacía una advertencia sobre un posible atentado terrorista en Europa, en Francia con el tema de la Eurocopa y el Tour de Francia ¿Estos mensajes cómo son digeridos por el sector?

El sector procura no escucharlos, las cosas siguen bien y Dios quiera que no haya ningún atentado en España. Además, tenemos unas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado muy especializados, más que en el resto de Europa por el tema de ETA. Yo creo que estamos muy protegidos, es mi sensación y conozco a un par de tenientes que se dedican a este tipo de cosas: el Estado español tiene una gran preparación sobre este tema.

Sobre Reino Unido ¿En el sector turístico español preocupa lo que pueda pasar con el Brexit?

En principio pienso que no votarán a favor. Dicho esto, creo que España es un destino turístico natural, con Brexit o sin él. Contamos con las infraestructuras necesarias, sanitarias, nuestras playas son francamente buenas… nuestros competidores están hoy fuera de circuito y no son temas que se vayan a solucionar a corto plazo.

Somos un destino natural y los operadores están entre los mejores del mundo. Tenemos, además unos precios muy competitivos y estamos a hora y media o dos de distancia del resto de Europa. Yo no veo que estas amenazas sean muy potentes.

Un día en el camino llega Marriott ¿Esto les cambió la vida? ¿Qué supuso?

Llevó 25 años haciendo el Camino de Santiago, ya era hora de que ocurriera un milagro. Para nosotros ha sido un cambio radical, ya que es el primer grupo del mundo y se fijó en nosotros. Somos el único socio que tiene Marriott en el mundo.

Los españoles solemos tratar bien el tema de las relaciones sociales, por eso cuando viene el presidente de la compañía hacemos la ruta Jacobea y se encuentran con ciclistas como Miguel Induráin y pedalean al lado de él. Además, la ruta es muy divertida con seis días pedaleando. Es muy divertido.

¿Qué suponen las operaciones de Marriott para AC Hoteles?

Bueno, nosotros ya somos Marriott y no hay marcha atrás. Ya es todo uno, AC Hoteles no existe como tal, pertenecemos al primer grupo del mundo y está jugada va a llevar a que haya tres o cuatro grupos. Yo creía que era grande, hasta un día que fui a Nueva York, y ellos me dijeron que facturaban 750 millones.

¿Y usted cuánto facturaba entonces?

Era la suma nuestra, más NH y algo más. Es increíble, los diez primeros hoteles de Marriott suman como las diez primeras cadenas españolas. 750 millones es un hotel en Nueva York, pero hay hoteles más grandes todavía –de 3.000 habitaciones-.

Es otro mundo, otra dimensión: 5.000 hoteles, 1,2 millones de habitaciones, más de un millón de empleados, es otra galaxia. Nosotros nos hemos metido en este carrito, en el primer programa que teníamos, habíamos acordado abrir –en una operación- hoteles en Latinoamérica y Europa. Ahora, este proyecto es marginal.

Llevamos más de 100 hoteles firmados en Estados Unidos, ya no sé ni cuando abrimos los centros. Ahora estamos abriendo en Europa y como próximo paso se abre Asia. Ya están todos los estándares en marcha. Nosotros somos una marca que ha tenido mucho éxito, como siempre digo, somos el Bulgary de los hoteles de servicio –no totales-. Para los americanos es una compañía de diseño, muy creativa, etc.

¿Y en España se dan condiciones para crecer ahora, Don Antonio?

Ahora acabamos de abrir un centro en Barcelona, vamos a abrir el Casino de Madrid en Gran Vía, tenemos otro edificio en Recoletos y la verdad es que estamos con ganas de crecer, vamos haciendo cositas. Lo que está claro es que España ha desaparecido desde el punto de vista de provincias, aunque nos falta Bilbao y San Sebastián, dos sitios donde deseamos estar presentes. Barcelona va bien a pesar de todo el asunto.

De la moratoria ¿Qué le parece este asunto?

Bueno, yo creo que en este momento existe una especie de revolución. Me parece bien todo este asunto de los apartamentos, ahora hay mucho más turismo que antes. Recuerdo cuando era pequeño, viajaban tres y todos al mismo sitio.

Por ejemplo, mi hijo Ignacio tiene una compañía que se llama Toc y se dedica a las habitaciones con Hostel –de habitaciones compartidas-. Yo cuando comenzó este proyecto, lo miraba y no lo veía por ningún sitio. Y no son mochileros, van todos con Apple, la gente joven ha cambiado los parámetros. La gente tiene más tiempo libre y el viajar es un commodity totalmente claro.

¿Cómo ve la moratoria al sector en Barcelona?

Hombre, entre nosotros, no nos va bien la moratoria. De todas formas, debería existir una cierta regulación, aunque España es un país en el que la economía es libre, pero a veces se cometen errores en muchas plazas donde sobran habitaciones por todos lados.

En Barcelona no hay una moratoria muy fuerte, yo creo que el fenómeno pasara. A mí me preocupa más la tasa que la moratoria. Y eso que en Italia hay tasas, pero a mí me da la sensación de país tercermundista, hay otras formas de buscar. La sensación que me deja es la que tengo  cuando vas al Caribe.

Lo que pasa es que estamos en un momento que no sabes por donde va a salir esto, nosotros tenemos un cuzco que paga 580.000 euros de IBI, cuando pagaba 170.000 hace unos años. Hay algunos sitios en los que te dan ganas de darle las llaves al ayuntamiento y decirle “mira, gestiónelo usted”.

Llegas a León y en un hotel de 80 habitaciones con un precio medio por habitación de 60 euros, pagas 65.000 euros de IBI. Acabas pagando la mala gestión de los políticos. Estamos en un momento bastante confuso, el tema de Podemos en Madrid y Barcelona, es una cosa rara que paraliza algunas inversiones. Digan lo que digan, y ya cuando les oyes decir que con estos ayuntamientos se atrae la inversión, ya es como de coña.

En España contar un cuento no penaliza, vende. Es como cuando Pablo Iglesias dijo que ellos eran socialdemócratas, entonces yo soy el Obispo de Roma. Los oyes hablar y no puede ser, esto es un disparate. Encima en las elecciones van a salir parecidas, y yo no soy votante del Partido Popular, que quede claro, soy amigo de Zapatero, histórico.

Creo que sería bueno que el PSOE se abstuviese y ganará el PP, cualquier solución por otra banda es un disparate absoluto. Yo he estado en Venezuela y cuando ves a Rivera que se va a Venezuela, pero los temas están en España. La situación es compleja y hay que hacer un país posible, con una socialdemocracia agresiva. Yo entiendo que no debería cobrar pensión, pero entiendo que a mi suegra que cobra 700 euros no se la deberían tocar, todo tendría que ser más selectivo.

Que paguen los que más ganan, pero a ver dónde ponemos el límite, porque las grandes inversiones desaparecerán. Es muy complicado por el alto nivel de paro, del 20%, y las expectativas que estoy viendo no son muy buenas. En el 2011, se pagaron 550.000 millones de euros en salarios y en 2015 se han pagado 500.000 millones, con lo cual el cuento que nos están contando es que nos han partido el tiempo.  La gente joven no tiene expectativas de trabajo, hay que mentalizar a la gente de que España es un país pequeño y que hay que salir fuera. En ese momento te das cuenta de que llegas a nuestro país y tienes que hacer más cosas.

Ese empleo que está tirando en buena parte el sector turístico. Se habla de la incertidumbre de los cambios políticos que puedan venir, me imagino que aun empresario le puede preocupar que cambios pueda traer un nuevo Gobierno en el mercado laboral.

A mí, personalmente, la Reforma Laboral me parece una castaña, por la manera en que ha troceado al sector. En Canarias, por ejemplo, las camareras de piso ganan 1.100 euros, igual que en Baleares. La Reforma Laboral ha servido poder despedir a alguien en 20 días y que pase de ganar 1.000 a que gane 650 euros en este tiempo.

Para el nuevo ministro de turismo ¿Qué deberes tiene?
El turismo está absolutamente transferido a las comunidades autónomas. La reforma de la administración es imprescindible, cada uno va por un camino diferente. El ministerio de Turismo queda muy bien como representación internacional cuando vienen inversores. Yo he conocido a varios ministros como Miguel Sebastián o Soria y lo del turismo es una coña, les lleva el 10% o el cinco de su tiempo.  Es un sector de inversión, permanente.

¿Se pueden bajar impuestos en España o sería temerario?

Es imposible bajar los impuestos en este momento, se podrían recomponer ciertos impuestos, pero técnicamente bajarlos es imposible. Tengo una sensación de que los políticos piensan que somos todos subnormales, da igual escuchar a Rajoy, Rivera o Pedro Sánchez.

El problema que tenemos en España y en Europa es que tenemos que hacer una Europa posible. En España, por ejemplo, ha habido una burbuja inmobiliaria que ha roto el sistema financiero por completo y los balances de los bancos son para mirarlos de pasada. La gente no se ha recuperado de esta crisis, bajar impuestos es una temeridad.

¿Crees que el futuro de los hoteles va hacia la internacionalización?

Yo estoy convencido de que el futuro nos llevará a la internacionalización. España necesita subir el precio del turismo. A nivel hotelero, los grandes grupos se van a imponer por la intermediación. Marriott factura más que todos los que salen en la televisión, por lo que el 80% nos está entrando por el canal directo nuestro.

Al pobre hotelero que tiene un hotel, el 30% se lo lleva alguien; si quieres estar en la página alta de booking tienes que pagarlo, por ejemplo.

Me alegro de que AC Hoteles vaya tan bien. Espero que la próxima vez que hablemos siga yendo tan bien, un placer tenerle por aquí.


Escucha aquí la entrevista (desde minuto 30):