Economía Internacional Noticias Política

Bruselas aboga por una transición progresiva del diésel

El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, pidió este martes distinguir entre los vehículos diésel, ya que, según defendió, “hay vehículos diésel limpios y otros no tan limpios”.

Así se expresó Arias Cañete en un acto informativo organizado en Madrid por Europa Press, en el que fue preguntado por las declaraciones de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que dio por acabada esta tecnología.

Tras recordar que la Comisión Europea se limita a fijar objetivos, explicó que en lo que se refiere a las distintas tecnologías su aproximación es neutra. “Será la innovación la que diga cómo conseguir esos límites”, apuntó.

En cuanto al diésel, destacó que los vehículos que se fabrican ahora son hasta un 90% menos contaminantes que los que se fabricaban al principio.

Además, indicó que, pese a que se fijará un objetivo de reducción de emisiones del transporte de entre un 30 y un 50% para 2030, ese año seguirá habiendo entre un 60 y un 80% de vehículos con motores de combustión en Europa.

Por ello, abogó por una “transición progresiva” de la industria del automóvil que permita “un proceso de ajustes sin traumas” y se mostró convencido de que la industria europea puede “volver a ser líder” en el mercado eléctrico tal y como lo ha sido en el diésel.

Pese a ello, advirtió sobre algunos “cuellos de botella” que debe afrontar la industria europea, además de su retraso en la implantación de estas tecnologías híbridas y eléctricas. Entre ellas, se refirió a la ausencia de fabricación de baterías y al retraso en la implantación de puntos de recarga.

En el caso de España, denunció que actualmente solo hay 1.754 puntos de recarga, cuando serían necesarios 220.000 para alcanzar un objetivo del 30% de reducción de emisiones en 2030 y 380.000 si el objetivo fuera del 50%.

También advirtió sobre el desfase en el total de vehículos eléctricos e híbridos enchufarles en España, que deberían pasar de los 17.000 actuales a cerca de 2,3 millones para cumplir el objetivo del 30% y a 3,8 millones para alcanzar el 50%.