Economía

Así han evolucionado los mercados en lo que va de año

El comienzo del año vuelve a estar marcado por un incremento de la volatilidad en los mercados, debido a factores tales como la evolución del crecimiento en China, las tensiones geopolíticas mundiales y los nuevos retrocesos en el precio del petróleo.

No obstante, no debemos olvidar que en estas fechas, como es habitual, la liquidez en los mercados internacionales desciende, lo que tiende a amplificar estos movimientos.

En el momento actual reiteramos nuestra posición algo más cauta de cara a la evolución de los mercados este año, en el que la volatilidad seguirá presente. Tras haber reducido el riesgo en las carteras modelo en noviembre y diciembre, nuestra recomendación es mantener las posiciones para los distintos perfiles de riesgo.

¿Qué ha sucedido en China?

Los últimos datos macroeconómicos en China han sido mixtos. Por el lado negativo, han decepcionado los indicadores de confianza empresarial como el PMI compuesto realizado por Caixin, que cayó en diciembre a terreno de contracción. Sin embargo, los datos de actividad mejoraron, con una aceleración del consumo (las ventas al por menor crecieron a su mayor ritmo en el año, 11,2%) y de la producción industrial (6,2%) en noviembre. En conjunto, los últimos datos no justificarían un fuerte deterioro de las expectativas de crecimiento.

El otro factor de incertidumbre se centra en las bolsas domésticas chinas y en su divisa. En las últimas semanas, se aceleró la depreciación del yuan frente al dólar. No obstante, hay que recordar que este movimiento sólo revierte, en parte, la apreciación del yuan en los años anteriores. Las autoridades chinas quieren que el yuan se convierta en una divisa de uso mundial por lo que deberíamos esperar que esta medida de ajuste esté destinada a dinamizar las exportaciones, más que un ciclo de depreciación acelerada.

Prevemos que la economía china continuará en una tónica de desaceleración, pero no esperamos un desplome de ésta. Las autoridades chinas han comenzado ya a adoptar estímulos y además, todavía tienen margen de maniobra para adoptar nuevas medidas tanto monetarias como fiscales.

 

Evolución y perspectiva de los mercados

Lo acontecido en los primeros días del año, tanto alrededor de la economía china como en la geopolítica, ha tenido su mayor impacto en los mercados de renta variable y materias primas.

Destacamos el mal comienzo de las bolsas, con caídas de entre el 2,5% y el 8% en los principales índices occidentales. En Europa sobresale el retroceso del DAX alemán (-8,4%), seguido del Eurostoxx 50 (-7%), CAC francés (-6,4%) e IBEX 35 (-6,3%). A nivel sectorial acumulan mayores caídas aquellos más expuestos a la demanda china, con peor comportamiento para autos, recursos básicos y petróleo y gas. En EE.UU. los descensos son más contenidos y oscilan entre el 2,6% del índice S&P 500 y el 3,4% del tecnológico Nasdaq. Por su parte las bolsas emergentes retroceden a mínimos de los últimos siete años, con caídas del 5% para los índices MSCI de las bolsas brasileña, rusa y china.

En el mercado de materias primas, específicamente del petróleo, la caída alcanza un 12% en lo que va de año, alcanzando mínimos de once años. Pesan no sólo los temores a una menor demanda desde China sino también las tensiones entre Arabia Saudí e Irán, que alejan las opciones de una acción coordinada de la OPEP. Al mismo tiempo, el exceso de producción en Estados Unidos ha generado un aumento en las reservas americanas. Por el contrario, el oro, aprovecha las tensiones geopolíticas y la mayor aversión al riesgo para recuperar los 1.095 dólares la onza, con un 3,4% de subida en lo que va de año.

El mercado de renta fija, como cabría esperar, inicia el año con buen tono sirviendo de activo refugio. Las compras provocan el aumento en el precio de los bonos, con la consecuente caída en las rentabilidades a ambos lados del Atlántico. La rentabilidad del bono americano a diez años cotiza ahora en el 2,17%, con un retroceso de 14 p.b. en lo que va de año, evolución idéntica a la rentabilidad del bono alemán al mismo plazo, que se sitúa hoy en el 0,50%. Esta evolución es algo menos positiva en los países periféricos, que se quedan rezagados. En España, la TIR del bono diez años cotiza en el 1,67%, -10 p.b. vs cierre de año, y la prima de riesgo vs Alemania se amplía ligeramente vs cierre de año, hasta los 117 p.b.

A pesar de este escenario más volátil, mantenemos nuestra visión positiva para la renta variable en el ejercicio, en especial la europea, dado el panorama de crecimiento mundial moderado y tipos de interés en niveles históricamente bajos. No obstante, como se puede deducir de nuestros últimos recortes en la exposición a renta variable, reiteramos nuestra cautela por el aumento de la volatilidad.

Banca March