Empresas

Bancha March huye de la ‘guerra del activo’

El grupo ha transformado su modelo de negocio acercándolo al asesoramiento

Corría el año 1926 cuando Juan March Ordinas se decidió a constituir en Palma de Mallorca una nueva entidad bancaria: Banca March. Ha pasado mucho tiempo desde entonces; de hecho,  son ya casi 90 los años con los que carga a sus espaldas, una  edad que no le sienta nada mal al grupo.

Tal es así, que su consejero delegado, José Nieto de la Cierva, aseguraba durante la presentación de los resultados para el ejercicio 2015, celebrada ante los medios este miércoles en la sede madrileña del grupo, que “es el banco más solvente del sistema financiero español”.

En este sentido, llama la atención que “la tasa de morosidad es la más baja del sector”, alcanzando el 3,96 por ciento. Pero no es solo eso, el 80,81 por ciento de esta se encuentra cubierta por una cobertura de riesgo, mientras que la del sistema español solo llega hasta el 59,20 por ciento.

Por otro lado, tanto el ratio de solvencia, como el de liquidez muestran valores muchos mejores que la media del resto del sector. Por ejemplo, es del 115,20 por ciento en el segundo de los casos.

Cambio de tercio en la actividad bancaria

Banca March ha logrado llegar a esta situación apoyándose en un nuevo modelo de negocio que busca huir de lo que autodenominan como la ‘Guerra del activo’, lo cual se constituye como un valor añadido.

La dependencia que tiene el grupo en créditos y préstamos ha caído desde el 58 por ciento, que registraba en 2012, hasta el 34 por ciento de 2015. Por otro lado, la inversión, para 2012, constituía el 35 por ciento del volumen de negocio de Banca Marcha; mientras que para diciembre de 2015 es solo de 22 puntos porcentuales.

Los recursos fuera de balance –ORC´s- habrían crecido así un 25,9 por ciento, situándose en el 32 por ciento de la actividad total de negocio y los valores ascendieron un 14 por ciento, acaparando el 21 por ciento del íntegro.

Y es que Banca March, según informan desde la propia entidad, quiere consolidarse como entidad de referencia de banca privada y asesoramiento a empresas en España. Gracias a este trato personalizado, consigue que las comisiones se hayan convertido en uno de los pilares fundamentales de los ingresos del grupo.

De la Cierva confirmaba este modelo: “El incremento del 12 por ciento de las comisiones no se basa en que le cobremos más a los clientes, sino en que estamos realizando más operaciones en la actualidad”. Por otro lado, el 48 por ciento del total de ingresos en este sentido corresponde a los Fondos y Valores.

Bajan los beneficios

A pesar de ello, los beneficios consolidados del grupo alcanzaron los 100,8 millones de euros, un 12,3 por ciento inferiores al ejercicio anterior, cuando fueron de 114,9 millones. Por su lado, el margen de interés también se ha reducido y el resultado de las operaciones financieras también.

“Esta situación se debe a la venta del cinco por ciento de la Corporación Financiera Alba, participada ahora por Banca Marcha en un 23,9 por ciento”, agregaba el consejero en este sentido, para continuar asegurando que esta situación “minoró la aportación a los resultados consolidados. Sin embargo, los resultados individuales de Banca March aumentaron un seis por ciento en 2015”.

Por otro lado, las provisiones  bajaron un 3,2 por ciento y los gastos de explotación y amortización subieron casi 20 puntos porcentuales, llegando hasta los 247 millones de euros para 2015. Cabe recordar en este punto que el volumen de negocio del grupo ascendió un 16,52 por ciento y el número de clientes lo hizo en un 17,53 por ciento – a pesar de que no esté implantado en toda la Península Ibérica, ya que su presencia es mayoritaria tanto en las Islas Baleares como en Canarias-.

Llama la atención, en este punto, también, que haya sido una de las pocas compañías que se ha creado 1.557 empleos durante los años de crisis económica. Se considera esencial desde la entidad la formación de estos empleados “para ofrecer al cliente la mejor experiencia posible”.

La transformación digital

Como ya han hecho otras entidades financieras, la tecnología se ha convertido en un factor clave en la que Banca March está invirtiendo recursos económicos. La adquisición del 100 por cien de Invertis en el año 2014 se ha convertido en una clara muestra de esta apuesta.

Invertis es una sociedad digital que está dando servicio financiero a varias entidades, entre ellas la propia Banca March, como es lógico. Pero no se queda en este punto la transformación digital, se ha puesto en marcha “un ambicioso plan para los próximos tres años”, según confirmaba de la Cierva durante la presentación que implica a todas las áreas del banco –Plan Estratégico de Sistemas de Información 2016-2018-.

Diario Financiero