Empresas

Bankia logra culminar su plan estratégico durante 2015 y obtiene beneficios de 1.040 millones de euros

La entidad financiera ha logrado ejecutar, al cierre del ejercicio anterior, todos los objetivos que se había marcado

La presentación anual de resultados de 2015 ha sido especialmente emotiva para el banco y no solo porque los beneficios atribuidos alcancen los 1.040 millones de euros; sino, porque el ejercicio anterior también ha significado la culminación del plan estratégico que puso en marcha en 2012 y que tenía por objetivo transformar la entidad.

El crecimiento del rendimiento de Bankia ha supuesto un alza del 39,2 por ciento, superando los 747 millones que se registraron en 2014; gracias, sobre todo, a los grandes niveles de eficiencia –fue del 47,4 por ciento- alcanzados y a una reducción de cinco puntos de los gastos de explotación.

Por su parte BFA tenedora de acciones, matriz de Bankia, registró mejores resultados que la segunda, ya que llegó a obtener 1.597 millones de euros de beneficio después de contar los impuestos reportados.

Volviendo a los propósitos que la entidad se habría marcado en 2012 se dividían entre los que buscaban mejorar la rentabilidad y los que se encaminaban por hacer crecer la liquidez y la solvencia –los fundamentales de la sociedad-.

El inicio de una nueva etapa, con problemas del pasado

Y se ha logrado en todos los sentidos, así, la rentabilidad sobre fondos propios (ROE) cerró 2015 en un 10,6 por ciento, por encima del 8,6 por ciento obtenido el año anterior- y superando la cuota de 10 puntos que se estableció como primordial para cumplir los objetivos del plan.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente del banco, ha asegurado durante la sesión que para ello se “necesitaba realizar un ejercicio de transparencia”, gracias al cual han “logrado la confianza de los clientes, a pesar de los problemas de reputación” que han sufrido.

Pero no todo es felicidad en Bankia, los litigios a los que hace frente le han obligado a incluir, entre otros factores, provisiones en sus presupuestos que harían bajar la rentabilidad hasta el nueve por ciento, aunque seguiría considerándose un tanto por ciento bastante positivo si se compara con el periodo anterior, que era de algo más de seis puntos y medios.

De hecho, las dotaciones a provisiones acumuladas desde 2013 ascienden hasta los 3.337 millones de euros. Por su parte, el coste de riesgo recurrente ha sufrido una caída de 17 puntos básicos, reduciéndose desde los 60 hasta los 43 puntos.

Baja la morosidad y mejoran activos

A pesar de todo, la sociedad ha obtenido grandes resultados y ha logrado mejorar la calidad de su mix de activos; reduciéndose en 3.500 millones aquellos que eran dudosos y mejorando la tasa de cobertura para hacerles frente.

También se ha hecho frente a aquellos que no eran estratégicos, por lo que han caído hasta los 28.600 millones, reduciéndose sobre todo las carteras Legacy y el Sareb. Por otro lado, la morosidad ha caído más de 3.500 millones de euros durante un año.

Por su parte, la liquidez y la solvencia también se han incrementado durante los tres años de aplicación del programa. Por ello, en el segundo de los casos acabó 2015 con un ratio de capital ordinario (CET1) del 12,26 por ciento.

Un banco fuerte        

Goirigolzarri ha agradecido durante la presentación a los periodistas que hayan aportado una “diferenciación entre el nuevo grupo y el anterior”,  ya que las cosas han cambiado. También, ha querido anunciar la puesta en marcha para esta primavera de “un segundo plan estratégica, en el que el foco será el cliente. Hay que escucharlo”.

Y desde Bankia se asegura que es uno de los bancos españoles con mayor solvencia y que mejor están haciendo las cosas en la actualidad. Se ha reiterado durante la sesión todas las mejoras que se han realizado en los últimos años, está claro que los gestores quieren despejar el futuro de un banco que en algún momento dejará de pertenecer, en gran parte al estado, para volver a privatizarse.

Adrián C. D´Aniello