Empresas

Bankia lucha por aumentar clientes con su programa sin comisiones

Bankia ha lanzado un paquete de productos y servicios financieros sin comisiones dirigido a comercios y autónomos con la finalidad de elevar su cuota de mercado en este colectivo de clientes.

Los clientes que inicien sus relaciones con Bankia estarán exentos del pago de comisiones en cuentas, depósitos, tarjetas, la oficina internet empresas, los datáfonos o terminales punto de venta (TPV) durante 6 meses y, adicionalmente, contarán con importantes descuentos en la contratación de seguros. La iniciativa se ha puesto en marcha bajo el nombre comercial de “pack bienvenida”.

Posteriormente, si el cliente afianza su relación con la entidad, pasará a formar parte del Programa Sin Comisiones de manera permanente. Mediante esta iniciativa, los negocios vinculados quedan eximidos del pago de comisiones de mantenimiento y administración en todas las cuentas a la vista, en las tarjetas de débito y crédito estándar, en los ingresos de cheques, en transferencias nacionales y en la oficina internet empresas.

Para beneficiarse del Programa Sin Comisiones sólo es necesario que el cliente tenga domiciliados sus impuestos o seguros sociales y que cuente con otros dos de los siguientes servicios: TPV, pago de nóminas, tarjeta de crédito, seguros, domiciliación de la PAC, créditos, recursos o planes de pensiones por una serie de importes mínimos.

Recientemente, Bankia ha lanzado el CrediTPV un novedoso producto de financiación para pymes, comercios y autónomos, asociado al terminal punto de venta. El servicio está a disposición de aquellos clientes que disponen de TPV con la entidad, y les permite financiarse a corto plazo y de manera inmediata para cubrir las necesidades diarias de su negocio.  El CrediTPV es una línea de crédito preconcedido cuyo riesgo está vinculado a la facturación realizada en el terminal y que permite al cliente disponer de crédito al instante.

El importe de la financiación oscila entre 1.000 euros y 30.000 euros, en función de la facturación realizada, y tiene un plazo de vencimiento de hasta 12 meses. El cliente puede realizar tantas disposiciones como necesite siempre que no supere el importe máximo disponible asignado. La formalización se puede efectuar durante las 24 horas del día, ya que se realiza desde el mismo TPV.