Destacado Empresas

BBVA gana 4.323 millones hasta septiembre, un 25,2% más

BBVA obtuvo un beneficio neto atribuido de 4.323 millones en los primeros nueve meses del año, lo que supone un aumento interanual del 25,2%, particularmente apoyado en España, México y Turquía, pese a la incertidumbre que sobrevoló a estos últimos dos mercados.

El buen comportamiento de los ingresos recurrentes, la contención de los gastos de explotación, los menores saneamientos y las plusvalías de la venta de BBVA Chile, por importe de 633 millones, explican la mejora, detalló hoy la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En sus cuentas destacó que elevó la rentabilidad sobre recursos propios del 9,6 al 12,2% en un año, redujo la morosidad desde el 4,4% al 4,1% en el último trimestre, el nivel más bajo desde junio de 2012, y colocó el ratio de capital CET 1 fully-loaded en el 11,34%.

Por geografías, México aportó 1.851 millones al beneficio atribuido y Turquía 488 millones, lo que implica aumentos interanuales del 41 y 10,8%, respectivamente. El negocio carioca se mantiene como el primer mercado en la construcción de las cuentas, pero España refuerza su posición.

El beneficio cosechado en España alcanzó los 1.107 millones o un 24,5% más, según sus desglose de cuentas, y le sigue Estados Unidos, con una contribución de 541 millones (+12%), América del Sur, con 467 millones (+10,4%) y el Resto de Eurasia, con 57 millones (+1,3%).

El resultado total del grupo crecería casi el doble, a un ritmo del 43%, sin la depreciación sufrida por las divisas frente al euro que minoran los volúmenes de negocio y reducen la progresión de las cuentas.

“A pesar de las dificultades en Turquía y Argentina, hoy presentamos unos resultados que ponen de manifiesto la fortaleza de nuestro modelo de negocio y la diversificación geográfica. A los resultados, se suman los avances en la transformación del banco, una holgada posición de capital y la solidez de nuestros indicadores de riesgo”, señaló el consejero delegado, Carlos Torres Vila.

El efecto de las divisas pesa en los ingresos recurrentes y los reduce un 2,1% interanual, aunque crecerían el 10,1% a tipos de cambios constantes, porque disminuye un 2,3% el margen de intereses y un 1,4% los ingresos por comisiones (crecerían un 9,4% a divisas constantes). Pero la cuenta se compensa por la parte baja.

Así, los gastos de explotación decrecieron un 7,1% gracias a la disciplina de costes y dicho impacto de divisas (la partida subiría el 2,7% a tipos constantes), permitiendo al banco reducir el ratio de eficiencia o la proporción de ingresos que devoran los costes de explotación al 49,6%, 52 puntos básicos por debajo del dato de 2017.

CHILE Y ARGENTINA

La cuenta recoge varios extraordinarios: uno positivo y que corresponde a la plusvalía generada con la venta apuntada del negocio en Chile, y un coste de 190 millones por la contabilización de la hiperinflación en Argentina.

En cuanto a la actividad, el volumen de préstamos y anticipos a la clientela se situó en 370.496 millones de euros, con una caída del 8% interanual, y los depósitos de clientes se redujeron un 6,9%, hasta 365.687 millones, al desinvertir en Chile y por las divisas.

En España, en concreto, el crédito registró un retroceso el 2% por la reducción de hipotecas, sector público y financiación a grandes empresas, frente al 16,8% de crecimiento registrado en crédito al consumo y tarjetas, y creció un 0,9% en recursos de clientes.

Su exposición neta inmobiliaria descendió un 29,8%, hasta 5.460 millones, y rubricó un acuerdo con Cerberus Capital Management que reducirá casi por completo dicho portfolio, y no se encuentra recogido en las cuentas hasta septiembre.