Empresas Sectores

BBVA se une con Propel y destinará 250 millones de euros al “fintech”

Continúa, así, con su política de apostar por las nuevas tecnologías digitales destinadas a la banca

BBVA anunció este jueves que aumentará hasta los 250 millones de dólares sus fondos reservados al fintech; para mejorar la gestión de este dinero, la entidad bancaria se unirá a Propel Venture Partners (Propel) como limited Partners, según ha anunciado el propio banco a través de un comunicado.

Todo ello se traduce en que Propel gestionará el dinero para invertir en las mejores starts ups de servicios digitales financieros. Su actividad se desarrollará su actividad tanto en Europa, como en Estados Unidos, además de abrir una nueva oficina en Londres, desde la que operará en el mercado británico.

Propel, como gestor de inversiones, apoyará start ups que se encuentren en etapas de financiación inicial o más avanzadas, pero que integren la tecnología y las finanzas, sobre todo en métodos de pagos, préstamos, seguros, gestión de patrimonios, comercio electrónico, seguridad y cumplimiento.

“Estamos impacientes por asociarnos a largo plazo con emprendedores decididos y ayudarles a desarrollar sus ideas, con el respaldo de BBVA y su compromiso de apoyar la transformación digital de los servicios financieros”, ha señalado Jay Reinemann, de la gestora de fondos.

BBVA, a la vanguardia de la tecnología digital

Mientras tanto, y acerca de la unión, el responsable de New Digital Bussines de BBVA, Teppo Paavola, ha declarado lo siguiente: “Ante un entorno de capital riesgo cada vez más competitivo en el sectorfintech, esperamos que el aumento de capital, la sólida relación con un socio independiente  y su presencia en Londres nos permita invertir en las mejores startups fintech y dar un mejor apoyo a la visión de BBVA de utilizar la tecnología para cambiar los servicios financieros en beneficio de los clientes”.

Continúa así la entidad española con su fuerte apuesta por el mundo digital, que ven clave para el futuro de la banca. De hecho, en los últimos años ya se han realizado inversiones directas en empresas de tecnología financiera para apoyar su desarrollo, como fue la compra de la estadounidense Simple en 2014 o la participación del 29, 5 por ciento en Atom, el primer banco móvil de Reino Unido.

Diario Financiero