Sectores

BCE: a un paso más cerca de arrojar dinero desde los helicópteros

Esta tarde el BCE no decepcionó a los inversores y se movió agresivamente para aliviar las condiciones financieras.

Los principales puntos del paquete presentado son los siguientes:

  • El tipo de interés de las operaciones principales de financiación del Eurosistema se reducirá en 5 puntos básicos, hasta el 0,00%
  • La tasa de interés de la facilidad marginal de crédito se reducirá en 5 puntos básicos hasta el 0,25%
  • El tipo de interés de la facilidad de depósito se reducirá en 10 puntos básicos hasta el -0.40%
  • Las compras mensuales en el marco del programa de compra de activos se ampliarán hasta los 80.000 millones de euros, comenzando en abril. El límite de emisor del BCE se incrementó de 22% a 50%- esto continuará el proceso de aplanamiento de la curva de rendimiento
  • Los bonos denominados en euros con grado de inversión emitidos por sociedades no financieras establecidas en la zona euro se incluirán en la lista de activos elegibles para las compras regulares
  • Una nueva serie de cuatro TLTRO, con una madurez de cuatro años, se lanzará en junio

Estos dos últimos puntos son claramente los que han superado las expectativas que se tenían sobre el BCE. El TLTRO debería aliviar las preocupaciones sobre el sector bancario y su rentabilidad reducida debido al actual contexto de tasas de interés. Los nuevos TLTROs están sujetos a la cantidad de préstamos en los balances de un banco: cuanto más preste, más barato será el dinero que obtiene. Estas medidas se acelerarán a partir de junio.

Tras la aceptación inicial del mercado, el principal interrogante será el impacto en la economía real. ¿Podrán estas medidas impulsar el crecimiento del crédito y de esta forma mejorar la economía en su conjunto? Todavía está por verse. El BCE tiene que implementar medidas tan drásticas porque el miedo a la deflación está creciendo y el crecimiento en la eurozona es tímido. El macro escenario previsto por el BCE se revisó a la baja: PIB para 2016 de 1.7% a 1.4% (debajo del consenso a 1.6%), 1.7% para 2017, y 1.8% para 2018; previsiones de inflación: de 1% a 0.1% (!!) en 2016, de 1.6% a 1.3% en 2017 y 1.6% in 2018. Esto significa que tomará un largo tiempo para que la inflación llegue al objetivo de 2%.

Esto no cambia nuestra postura actual de que la visibilidad ha empeorado. Observaremos con atención los credit spreads en el sector bancario, así como las revisiones de ingresos y cualquier mejora en el sector de commodities.

Desde febrero hemos ido reduciendo riesgos tras empezar el año demasiado confiados en los activos de riesgo. La última jugada del BCE no altera demasiado nuestra visión, porque demuestra que la confianza es baja, y que se necesitan medicinas cada vez más fuertes para tratar de restaurarla. Preferiríamos ver acciones para impulsar la inversión y la innovación a través de medidas presupuestarias. Nuestra conclusión es que los riesgos siguen inclinándose a la baja (crecimiento e inflación). El diablo está en los detalles- si los canales de transmisión funcionarán mejor bajo este nuevo régimen, no podemos asegurarlo todavía.

Esperamos que el rally actual nos traiga hacia 3.250-3.300 en el Euro Stoxx 50 y 2000-2050 en el S & P 500. A esos niveles analizaríamos si procede volver a reducir el riesgo aún más.

Jean-Sylvain Perrig, Director de Inversiones de UBP