Edición Limitada

Brassaï fotografía la velocidad y el color de Estados Unidos en Valladolid

navigate_before
navigate_next

La Sala San Benito de Valladolid acoge la exposición fotográfica “Brassaï en América, 1957“, del 30 de abril al 29 de junio próximos. La muestra, que consta de 57 fotos vintage en blanco y negro y 50 fotos en color, está comisariada por Agnès de Gouvion Saint Cyr y ha sido organizada por diChroma photography con la colaboración del Estate Brassaï. El origen de esta exposición es un viaje que realizó el fotógrafo francés a Estados Unidos en 1957, invitado por la revista Holiday para fotografiar Nueva York y Nueva Orleans.

El resultado es un reportaje con imágenes inéditas en el autor, sobre todo por salirse de su ambiente habitual de París y por el medio centenar de fotografías en color que incluye. Brassï cambió de ritmo y pasó de la horizontalidad parisina a la verticalidad y la velocidad de Nueva York. Este proyecto es, asimismo, el resultado del éxito de su exposición neoyorquina sobre los «grafiti» parisinos, que cambió la relación del artista con Estados Unidos. Con posterioridad, su talento sería reconocido en 1968 con una amplia retrospectiva en el MoMA. Acompaña a la exposición el libro del mismo título editado por Flammarion.

Todo el mundo en seguida asocia a este inmenso fotógrafo ―que aunque de origen húngaro se hizo tan parisino― las imágenes de un París clandestino, que retrató en los años treinta. Amigo de los surrealistas, cercano a Picasso, dibujante, escultor, escritor, inventor volcánico y multifacético, Brassaï simboliza el espíritu mismo de una fotografía inimitable de la cual es, junto a André Kertéz y a Henri Cartier-Bresson, el más ilustre representante. Supone por lo tanto un auténtico acontecimiento poder descubrir por primera vez en España, más de treinta años después de su desaparición, parte de su obra fotográfica hasta ahora ignorada, realizada en 1957 en América, y en su mayoría en color, algo inédito en alguien como él, únicamente conocido por su trabajo en blanco y negro.

Ante la insistencia de Julien Lévy para que presente en su galería neoyorquina seis “nocturnos”, es decir, seis muestras de su Paris de Nuit, en marzo de 1932 Brassaï acepta precipitadamente sin llegar a explicar que no va a tener tiempo para realizar el positivado. De hecho, aún inseguro de la calidad de su creación fotográfica y desalentado por la sombría descripción que el escritor Henry Miller ―su más íntimo amigo en ese momento― le hace de Nueva York, Brassaï acaba abandonando la propuesta y asumiendo un fracaso que, como dijo él mismo más adelante, le haría perder treinta años de su carrera artística.

En efecto, aunque Carmel Snow ―que acaba de hacerse cargo de la dirección artística de la prestigiosa revista de moda Harper’s Bazaar, con el apoyo del genial Alexey Brodovitch― le propone un contrato en 1936, Brassaï no visitará Estados Unidos hasta 1957.

Mientras tanto, se va ganando la fidelidad y complicidad de varias personas muy influyentes en el mundo artístico, como Carmel Snow ―que, durante más de treinta años, reserva dos páginas mensuales a las creaciones de Brassaï, aceptando además las condiciones de este de no realizar nunca fotografías de moda― o Edward Steichen y John Szarkowski, con los cuales traba una larga amistad que conduce a estos galeristas a presentar dos grandes exposiciones de Brassaï en su institución, el Museum of Modern Art de Nueva York (MoMA): una exposición en 1956 sobre los grafiti y, en especial, una retrospectiva en 1968.

Tras la triunfal acogida, por parte del público y de la crítica estadounidenses, de sus «grafiti», Brassaï se siente por fin animado a cruzar el Atlántico. Así, cuando la lujosa revista Holiday le ofrece una invitación de varios meses para que fotografíe libremente lo que le interese en Nueva York y en Luisiana, Brassaï acepta con entusiasmo y con una punta de inquietud.

Lugar: Sala Municipal de Exposiciones San Benito (Valladolid)
Fecha: 30 de abril – 29 de junio
Precio: Entrada gratuita