Opinión

Brexit ­ Impacto en las e­commerce

Hoy los británicos votarán en un referéndum para determinar la estancia de Reino Unido en la Unión Europea. Mientras que los resultados del referéndum pueden estar muy reñidos y la decisión puede ir en cualquiera de las direcciones, la salida de Reino Unido de la Unión Europea posiblemente tendrá consecuencias políticas, sociales y económicas tanto para Reino Unido como para la UE.

Entre todas estas implicaciones económicas, ¿cuál sería el impacto en el sector del comercio electrónico europeo y británico?

El comercio electrónico es un sector que ha crecido a una velocidad de vértigo y es cada vez más importante para la economía británica. Actualmente, el 50% de las exportaciones del comercio electrónico de Reino Unido están destinadas a la Unión Europea. De éstos, solamente Francia representa un 24%, seguido por Alemania (14%). A continuación y creciendo también a una gran velocidad estarían Italia y España.

Por otro lado, los consumidores españoles compran en Reino Unido (14,2%), China (12,5%), Estados Unidos (10,3%) y Alemania (9,94%) y los comercios online españoles cuentan con sus mayores consumidores en Reino Unido (3,9%), Italia (3,5%) y Francia (3,9%).

Posible inestabilidad de la libra esterlina

La fluctuación de los tipos de cambio y la incertidumbre que resultarían del Brexit tendrían un impacto directo en los monederos británicos. Se espera una disminución de un 15 a un 20% del valor de la libra esterlina en caso de salida de la Unión Europea según The Guardian. Esta inestabilidad también puede tener un efecto negativo en las inversiones internacionales que benefician a muchas startups y sobre todo a empresas web y al comercio electrónico.

Bajada de velocidad del crecimiento del comercio electrónico británico y aumento de los precios para los consumidores europeos.

La salida de Europa provocaría la vuelta de los aranceles entre Reino Unido y Europa, lo cual tendría graves consecuencias tanto para la importación como para la exportación y esto ralentizaría el crecimiento del comercio electrónico.

Debido a los aranceles, posiblemente los precios para el consumidor final, ya sea europeo o británico, aumentarían. Especialmente en el sector de la moda online, los consumidores son particularmente sensibles a los precios y podrían ser más reacios a comprar. Empresas internacionales dedicadas al comercio electrónico en este sector, como Shopalike.es, temen que los precios de algunos de sus partners británicos como por ejemplo la tienda online reconocida internacionalmente ASOS aumenten tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Otras empresas internacionales como Ryanair también temen verse forzados a aumentar sus precios y la reducción de la inversión en Reino Unido en caso de un resultado a favor de la salida en el referéndum, por lo que ya están tomando medidas para animar a los británicos a votar, ofreciendo descuentos a los expatriados que quieran volar a casa el 23 de junio.

Por otro lado, los pequeños comercios electrónicos tendrán más dificultades para exportar sus productos a Europa, lo que supondría también la reducción de la oferta a los clientes europeos.

Mayores costes de envío

Por último, si Gran Bretaña finalmente sale de la UE, los consumidores europeos pueden esperar mayores tiempos de envío y mayores costes de suministro. Las empresas británicas también tendrán que replantearse su modelo de oferta y sus precios si quieren seguir siendo viables y continuar exportando. Por tanto, podríamos decir que Brexit tendría importantes efectos a corto plazo sobre el comercio electrónico: impuestos más altos y mayores tiempos de entrega, la volatilidad monetaria y por lo tanto aumento en los precios. Sin embargo, la situación debería estabilizarse a largo plazo, una vez que los mercados financieros encuentren un equilibrio sostenible.