Opinión

Brufau mima a los becarios de Repsol tras la queja de la madre de uno de ellos

Nos cuentan que en Repsol los becarios, tanto de universidades como de FP, comían en la sala de café, de pie y con su tupper en los poyetes de las ventanas a modo de mesa. No había ningún comedor habilitado, a pesar de que se había demandado en algunas ocasiones, nos cuentan. Los becarios en formación se llevaban la comida de casa cuando se dejaron de dar los vales de comida y tuvieron que tirar de tartera para ahorrar.

La madre de uno de los becarios decidió quejarse de esto a través de un medio de comunicación, diciendo que su hijo comía de pie porque Repsol no tenía un comedor para llevar su propia comida.

Parece ser que la queja llegó a oídos del mismísimo presidente de la petrolera, Antonio Brufau, dijo que eso no podía ser y se hizo una sala, que se llama “Innovación”. Un lugar donde se puede comer de tupper y donde se hacen reuniones improvisadas e informales, cumpleaños o tomar un café.