Política Sectores

Bruselas aumenta su confianza en España y mejora seis décimas las previsiones

El “círculo virtuoso” de la economía española al que hacía referencia ayer Francisco González, presidente de BBVA, no es mera literatura. La Comisión Europea ha mejorado seis décimas las previsiones de crecimiento del PIB (Producto Interior Bruto) de la economía española para 2015. Con este avance Bruselas estima que España crecerá un 2,3 por ciento este año, tres décimas superior a las anunciadas por el Gobierno. También han revisado al alza las previsiones correspondientes a 2016, para las que estima un 2,5 por ciento, tres décimas superior a las anunciadas en otoño de 2014 (2,2 por ciento).

La fortaleza del consumo privado, el crecimiento en la inversión en bienes de equipo, la caída de precios y el impulso de las exportaciones por la mejora de la competitividad, serán los principales ejes para que la economía española consolide protagonismo en Europa.

El Ejecutivo europeo considera además que “mejoran las previsiones del mercado laboral, se suavizan las condiciones de financiación, ser refuerza la confianza, se aleja la incertidumbre y los precios de la energía caen”, factores que supondrán el equilibrio en una balanza en la que todavía persiste el alto nivel de deuda pública y privada de España.

Caída del IPC y mejora del déficit público

En la valoración de los datos relativos a los precios, las previsiones de Bruselas van en sentido contrario. Si en noviembre la previsión era de un crecimiento del 0,5 por ciento, el frío invierno ha congelado los precio provocando un descenso del uno por ciento.

En cuanto al déficit público, la Comisión Europea plantea la necesidad de realizar un esfuerzo de 3.000 millones, en 2015, y 9.000, en 2016, para cumplir con los objetivos fiscales.

BEATRIZ TRIPER