Noticias Sectores

Bruselas prohíbe el ‘roaming’ a partir de 2017

Bruselas ha aprobado, dos años después de su propuesta, la finalización del ‘roaming’ (tasas en itinerancia). El Parlamento y el Consejo Europeo han alcanzado un acuerdo donde han acordado establecer que en el verano de 2017, los usuarios de telefonía móvil pagarán el mismo precio que en su país de origen.

El vicepresidente de la Comisión para el mercado único digital, Andrus Ansip, ha expresado su satisfacción por el acuerdo. “Los europeos han estado pidiendo y esperando el final de dichas tarifas, así como normas de neutralidad de la red. Han sido escuchados. Todavía queda mucho trabajo por delante para la creación de un mercado único digital. Nuestros planes para hacerlo realidad han sido plenamente respaldados por los Jefes de Estado y de Gobierno la semana pasada, por lo que deberíamos avanzar más deprisa que nunca en este sentido”.

Günther H. Oettinger, Comisario de Economía y Sociedad Digitales, ha señalado: “Acojo con satisfacción el acuerdo crucial de hoy para eliminar finalmente las tarifas de itinerancia y establecer unas normas pragmáticas de neutralidad de la red en toda la UE. Ambos aspectos son fundamentales para los consumidores y las empresas en la economía y sociedad digitales europeas de hoy en día. Nos basaremos en estas importantes bases en nuestra próxima revisión de la normativa sobre telecomunicaciones de la UE”.

Garantizar una Internet abierta

El acuerdo de hoy también consagra, por primera vez, el principio de neutralidad de la red en la legislación de la UE: los usuarios podrán acceder a los contenidos de su elección, ya no será posible bloquear o ralentizar injustamente ciertos usos de Internet y no se permitirá otorgar un trato prioritario previo pago. Esto significa, por ejemplo, que el acceso a un sitio web de una empresa de reciente creación no se ralentizará injustamente en beneficio de las grandes empresas. Ningún servicio se verá bloqueado por no pagar una tarifa suplementaria a los proveedores de servicios de Internet. No habrá guardianes que decidan a qué se puede y no se puede acceder.

En una Internet abierta, se tratará del mismo modo a todos los tipos de tráfico, con sujeción a excepciones de interés público estrictas y claramente definidas, tales como la seguridad de la red o la lucha contra la pornografía infantil, y a una gestión cotidiana eficaz de la red por los proveedores de servicios de Internet.

De forma paralela, los proveedores de acceso a Internet podrán seguir ofreciendo servicios especializados de una calidad superior, tales como la televisión por Internet y nuevas aplicaciones innovadoras, siempre que estos servicios no se suministren a expensas de la calidad de la Internet abierta.

La UE tendrá las normas sobre apertura de Internet más estrictas y completas del mundo, complementadas con sólidos derechos de los usuarios finales para garantizar que los abonados obtienen aquello por lo que han pagado. Estas normas será una realidad en todos los Estados miembros tan pronto como se aplique el texto oficialmente el 30 de abril de 2016.

Estas normas sobre Internet comunes a escala de la UE evitarán la fragmentación en el mercado único, proporcionando seguridad jurídica a las empresas y facilitándoles su trabajo transfronterizo.