Noticias Política Sectores

Bruselas propone un presupuesto para 2016 centrado en el empleo y el crecimiento

Destinará también 14.300 millones para la seguridad de los vecinos de la Unión

La Comisión Europea ha propuesto un presupuesto para la Unión de 143.500 millones de euros destinados a apoyar la recuperación de la economía europea y mejorar las condiciones de vida dentro  y fuera de las fronteras de europeas. Casi el 50 por ciento de los presupuestos, un total de 66.580 millones de euros, se van a destinar para estimular el crecimiento, el empleo y la competitividad.

La propuesta incluye también las contribuciones al Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE), que constituye el núcleo del Plan de Inversiones para Europa. La propuesta de hoy se enviará al Parlamento Europeo y a los Estados miembros de la UE, que decidirán conjuntamente sobre el presupuesto definitivo.

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Kristalina Georgieva, responsable de Presupuesto y Recursos Humanos, ha declarado lo siguiente: “En la economía actual es más importante que nunca utilizar de manera eficiente el dinero de los contribuyentes. Nuestro presupuesto para 2016 contribuye a la recuperación económica mediante la inversión destinada al crecimiento y el empleo, así como ayudando a gestionar los retos exteriores como la migración. Respondemos a las necesidades más imperiosas de Europa tratando de lograr los mejores resultados posibles”.

En el proyecto, Europa plantea destinar un 30 por ciento más de presupuesto al programa Erasmus+, lo que supone 1.800 millones de euros para educación, formación juventud y deporte. El programa Horizonte 2020 recibirá 10.000 millones para mejorar la competitividad europea a través de la innovación y la investigación.

Contribuirá a las prioridades políticas de la Comisión Europea, como, por ejemplo, la Unión de la Energía y el Mercado Único Digital, a través de programas como el Mecanismo «Conectar Europa» (1 670 millones de euros en 2016).

El presupuesto de la UE también responde a la evolución de la situación en la vecindad de Europa y más allá de ella. Se consagran 9 500 millones de euros (+ 28,5 por ciento) a apoyar la capacidad de la UE para responder a crisis exteriores, como las de Ucrania y Siria, y a prestar ayuda humanitaria a quienes la necesiten. El Instrumento Europeo de Vecindad (IEV) y el Instrumento de Cooperación al Desarrollo (ICD) se verán reforzados hasta los 2 100 millones de euros (+ 34 por ciento) y 2 700 millones de euros (+ 27 por ciento), respectivamente.