Destacado Economía Empresas Noticias

Caixabank gana 1.768 millones en lo que va de año, un 18,8% más

Caixabank obtuvo un beneficio neto de 1.768 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un aumento interanual del 18,8% gracias al empuje del negocio, de su filial lusa de BPI y una menor factura en provisiones.

El buen desempeño de esos vectores permitió amortiguar el impacto negativo de 453 millones de euros derivado del acuerdo de desinversión en Repsol, recogido en el tercer trimestre. A cierre de septiembre la entidad había reducido del 9,36 al 4,59% la participación accionarial en la petrolera, según detalló a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La evolución de los resultados es fruto de un aumento del 4,5% en los ingresos “core de negocio” que aportan 6.183 millones. Bajo esta rúbrica se recoge el margen de intermediación, las comisiones y el negocio generado por las filiales de seguros en España y Portugal, que presentan alzas en todos los casos.

BAJA AL 4,59% EN REPSOL

El resultado financiero o generado con el negocio típico de prestar fondos a clientes y remunerar sus imposiciones creció un 3,4%, la recaudación por comisiones sumó 1.938 millones a la cuenta con un incremento del 3,8%, y la partida generada por los seguros lo hace en un 18,2%.

Una evolución que la entidad atribuye al desempeño comercial: su negocio crediticio aumentó un 0,8% y ascendió a 223.465 millones, y mientras que en los recursos de clientes administrados cosechó una expansión del 4,1%, hasta los 363.621 millones.

El negocio en Portugal aportó a su vez 399 millones, de los que 168 millones proceden de la filial bancaria BPI; mientras que la cartera de participadas aportó 847 millones vía dividendos (incluye, básicamente Telefónica, y sus participaciones en Erste Bank, SegurCaixa Adeslas, el angoleño BFA y Repsol, aislando el impacto por depreciación de la desinversión).

CAEN LAS PROVISIONES

La cuenta soporta 297 millones en gastos de explotación y 377 millones en provisiones por insolencias en crédito, partida esta última que se reduce un 27,5% gracias a la mejora con el descenso en los impagos y pese a registrar una provisión extra de 152 millones efectuada para recomprar la participación que no poseía en Servihabitat al fondo TPG.

Esa recuperación le permitió dar el pase posterior al 80% de su  ladrillo en un acuerdo suscrito con el fondo Lone Star, con el que compartirá la plataforma de gestión de inmuebles.

Según sus datos, durante el periodo logró reducir desde el 6,4 al 5,1% el ratio de morosidad y situar los saldos dudosos en 12.116 millones a finales de septiembre, pendiente de completar la desinversión con Lone Star.

Por otro lado, la entidad detalló que la mejora de sus cuentas le ha permitido elevar la rentabilidad medida en RotE hasta el 9,4%, “en línea con el objetivo del Plan Estratégico para 2018 del 9%-11%”.