Empresas

CaixaBank invertirá 350 euros en el complejo Torre Sevilla

Estimulará la oferta cultural de la capital andaluza y creará más de 3.000 empleos

Hay múltiples formas de estimular la oferta empresarial y cultural de una ciudad. Cine, teatro, compras, oficinas… Con tal motivo, CaixaBank completará una inversión de 350 millones de euros en el complejo Torre Sevilla con el objetivo de convertirlo en el icono del nuevo dinamismo económico y cultural de Andalucía.

De momento, se ha aprobado el desembolso de 20 millones para la puesta en marcha del nuevo Centro Comercial Puerto de Triana, que transformará el complejo Torre Sevilla en un espacio siempre vivo. Y es que acogerá tres usos: empresarial, comercial y cultural.

El centro comercial contará con 250.000 metros cuadrados de superficie alquilable, con 80 locales de moda y complementos, tecnología, salud y belleza, fitness y restauración. Para atender todo ello se contratarán 3.350 personas: 2.350 para Torre Sevilla y 1.000 de empleo directo en el Centro Comercial, a lo que habrá que añadir otra importante cantidad que trabajará en el proyecto hotelero Torre Sevilla, operado por Eurostars Hotels Company. Y es que las 13 plantas superiores – de 17.000 metros cuadrados – convertirán a Torre Sevilla en el alojamiento más emblemático de la ciudad andaluza.

Diseñado por el Estudio de arquitectura Brodway Malyan, potenciará la oferta cultural y empresarial de la ciudad. Torre Sevilla se completa con CaixaForum y trabajarán conjuntamente para estimular la oferta cultural sevillana y aglutinar iniciativas sociales de interés ciudadano.

Es un edificio de 24 plantas que abrirá las puertas en la primera mitad del próximo año. Además, junto con el Centro Comercial, se adecuará una zona verde de 40.000 metros cuadraros diseñada para el paseo y la circulación en bicicleta.

A ello cabe añadir que un importante número de plantas contarán con inquilinos porque albergará oficinas de las filiales del Grupo CaixaBank, de Active Business Technology, Ayesa Advanced Technology, Óptima y Restalia, que ocuparán 7.000 metros cuadrados del espacio de las oficinas más vanguardistas.

Para hacer más fácil la vida de todos estos trabajadores, el proyecto incluye un parking de más de 2.800 plazas y en el que habrá también espacio para que dejen sus coches personas que no trabajan en el complejo, todo por evitar la congestión de vehículos en fechas de máxima afluencia.