Opinión

Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón ¡Despedido!

El Tribunal Suprume ha ratificado la sentencia del Tribunal de Justicia de Castellón y envía a prisión por cuatro años al expresidente de la Diputación de la región, Carlos Fabra. Está acusado de delito contra la Hacienda Pública por un fraude de casi 700.000 euros y también por cohecho por el caso Naranjax, que ha sido el origen de estas investigaciones en torno a la figura del poítico valenciano.

Su esposa también está acusada de fraude fiscal, aunque habría evadido una cifra algo inferior a la de su marido, ascendería a unos 400.000 euros en los ejercicios fiscales de 1999, 2000 y 2003. Ambos contrayentes hacienda ingresos de dinero en sus cuentas, tanto en efectivo como en cheques, sin declararlos a la Agencia Tributaria.