Mercado Deportivo

Carlos Slim, el salvavidas del nuevo estadio del Atlético de Madrid

Inyectará 150 millones de euros para intentar acabar el proyecto

Septiembre de 2017, esa es la fecha para la ‘mudanza’ definitiva del Atlético de Madrid hacia la que será su nueva casa en el distrito de San Blas (Madrid). Al menos así se acordó en la última revisión de los plazos de finalización del nuevo Estadio de la Peineta y que llegará con Carlos Slim como el salvavidas de los colchoneros.

La historia de la construcción de la nueva casa rojiblanca parece no tener fin. En 2008, el presidente de los colchoneros, Enrique Cerezo, y el antiguo alcalde de la capital Alberto Ruiz-Gallardón (PP) firmaron un contrato, por el que el Atlético de Madrid ocuparía el que sería la joya de la corona de los Juegos Olímpicos de Madrid y que tendría 73.000 localidades, 20.000 más de las que posee el Vicente Calderón.

Pero el cuento se truncó desde los primeros capítulos. Las sucesivas derrotas de la capital en la carrera por la candidatura olímpica, hasta tres fracasos ha acumulado Madrid en los últimos años, ha retrasado la construcción varios años. Así, el ‘Atleti’ se quedó con una factura de 236,2 millones de euros, 195 millones del nuevo estadio y 41,2 millones por los terrenos de La Peineta y una inauguración ‘sine die’.

Unas cantidades que Gil Marín y Enrique Cerezo lograron sufragar gracias a un acuerdo con FCC y Mahou. La constructora presidida por Esther Koplowitz acudió al rescate de los rojiblancos, éste fue el segundo. En 2008, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) ocupa el lugar de Martinsa y se encarga de la construcción del nuevo Estadio Olímpico de Madrid, el primer balón de oxígeno para el proyecto.

Continuos retrasos

El segundo ‘rescate’ de FCC llegó dos años después de la primera ayuda en 2010, pero en este caso se trataba del Vicente Calderón y de la fábrica de Mahou anexa al estadio. El grupo de construcciones se comprometió a derribar ambas edificaciones para construir 2.000 viviendas. Una operación que en junio de 2010 fue tasada entre 80 y 150 millones de euros y que el resto del montante saldría de las arcas públicas.

Sin embargo años después, FCC reculó e hizo un nuevo balance de la operación y los números pasaron de negro a rojo. La compañía  exigió recalcular las condiciones económicas del acuerdo, por lo que las obras sufrieron el primer parón y la fecha estimada pasó de 2016 a 2017.

Cinco años después de lo previsto en 2004, el Atleti podría ‘cortar la cinta’ y estrenar su césped en el distrito de San Blas. Sin embargo, un nuevo revés llegó pero esta vez en forma judicial, el Tribunal Superior de Justicia Madrileño (TSJM) anuló en enero de 2012 la operación urbanística al considerar que vulneraba la ley regional que prohibía superar las cuatro alturas. Aunque en octubre de 2014, el Supremo anuló esta sentencia y ordeno repetir el proceso desde el inicio.

Slim, el salvador

Ahora casi 11 años después de iniciar los primeros capítulos de esta historia, el mexicano Carlos Slim y FCC rescatan por tercera vez el nuevo ‘Calderón’. Según  El Mundo, la inversión necesaria para concluir el coliseo blanco asciende a los 170 millones de euros aproximadamente.

Slim, después de desembolsar 500 millones de euros en FCC, es uno de los máximos accionistas del grupo constructor y prolonga su idilio con el fútbol español tras esta ayuda al equipo del Manzanares.

El Oviedo fue el debut del mexicano en los terrenos de juego españoles y que esta temporada ha visto florecer sus primeros frutos con el ascenso de los asturianos a la División de Plata del balompié patrio.

El siguiente paso en su relación de amor con el fútbol le trae hasta la capital. Slim inyectará 150 millones de euros para acabar con las obras de la nueva Peineta. No obstante, este movimiento no implica que Slim vaya a entrar en el Atlético de Madrid próximamente, según explica en sus páginas el diario El Mundo.