Nacional

Carrillo se opone al polémico decreto ‘3+2’

El rector de la Universidad Complutense de Madrid, José Carrillo, ha expresado su rechazo al decreto conocido como ‘3+2’, al que dio luz verde el Consejo de Ministros y que modifica la duración de los estudios de grado y máster, al considerar que su aplicación llevará a los estudiantes ante el “dilema” de elegir estudios de “menor calidad”, (3 años en lugar de 4) o de elegir estudios “más caros” (3 años de grado más 2 de máster).

Así lo ha dicho en un carta dirigida a la comunidad universitaria para remarcar que la opción de dos años de máster supone un “incremento considerable” del gasto de las familias dado el “alto coste” de éstos.

“Esto supondrá, como se ha dicho, un nuevo recorte en la maltrecha igualdad de oportunidades. Pero también, me temo, que esta sea la puerta abierta a más recortes en la financiación de las universidades públicas, ya que la excusa para esos recortes siempre se ha fundamentado en que una mayor aportación de los estudiantes por la subida de precios justificaba el recorte de las transferencias autonómicas”, remacha el rector en su carta.

Carrillo ha explicado que, en esencia, el contenido del decreto se reduce, por un lado, a abrir la posibilidad de que los grados tengan entre 180 y 240 créditos, algo que supone que un doctorando tendrá que haber cursado un mínimo de 300 créditos entre grado y máster. “Es decir que tendremos estudios de ‘3+2’ (3 años de grado y 2 de máster) y de ‘4+1’ (4 años de grado y 1 de máster).

Por otro lado, Carrillo subraya que se permite con este decreto que cada universidad implante sus grados con el número de créditos que le parezca oportuno, dentro de la anterior horquilla. “Eso significa que un mismo grado, por ejemplo en biología, podrá tener una duración de 4 años en la UCM y de 3” en otro centro, ha expuesto Carrillo.

A su juicio, el nuevo decreto va a “ahondar” en la “disgregación o desregulación” del sistema universitario al fijar cada universidad el número de créditos de sus titulaciones. “Esto llevará a que en breve no se hable ya de 17 sistemas universitarios sino de 88, uno por universidad, lo cual dificultará considerablemente la movilidad estudiantil de una universidad a otra”, ha remachado el rector de la Complutense.

Teme además que las titulaciones “no sean reconocibles” dentro de la propia comunidad autónoma al haber diferencias entre los centros de la propia autonomía y cree que el decreto condiciona el ahorro a suprimir tiempo de formación, algo que a su juicio es criticable.

“Si se quiere reducir el gasto de las familias hay otra vía mejor, una vía que no supone rebajar la calidad de los estudios, que consiste simplemente en rebajar los precios públicos a los niveles de 2011, que ya eran precios altos si los comparamos con los de nuestro entorno.

Tampoco creo que estudios más cortos atraigan a un mayor número de estudiantes a las universidades. España ya es uno de los países con mayor número de estudiantes por habitante, incluso mayor que en los países con grados de 3 años”, remarca el rector en su comunicado.

EUROPA PRESS