Nacional Política Sectores

CEOE barre para casa e insiste en una revisión salarial inferior a la pactada para 2014

La vinculación de la subida al crecimiento económico no impide que las negociaciones continúen estancadas 

Estancamiento. Es el resumen de la situación en la que se encuentran los Acuerdos para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), más aún después de conocer que la patronal de los empresarios (Ceoe) tiene como objetivo llevar la revisión de los salarios a unos porcentajes inferiores a los pactados para el periodo 2012 – 2014. De mantenerse los términos vigentes del anterior AENC, y sin tener en cuenta la cláusula de actualización, los salarios deberían subir como mínimo el uno por ciento. Cuatro puntos por encima del 0,6 que propone Ceoe para el periodo 2015 – 2017 y el mismo porcentaje defendido por los sindicatos.

“Ceoe no quiere para 2015  lo que pactó para 2014, de tal forma que para este año propone un contenido peor que el que firmó para el año pasado”, afirmaba esta mañana Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT (Unión General de Trabajadores) durante la jornada de reflexión sobre las claves de la negociación colectiva de 2015 organizada por Analistas de Relaciones Industriales (Arinsa). Lo cierto es que en el AENC 2012 – 2014, ya se recogía una subida salarial en tres tramos vinculada a la evolución del la economía española, o lo que es lo mismo, al crecimiento del PIB. El acuerdo detalla que si en 2013 España crecía, como sucedió, a un ritmo inferior al uno por ciento, los salarios crecerían un máximo del 0,6 por ciento; si nuestra economía hubiese avanzado entre el uno y el dos por ciento, las nóminas se deberían haber revisado hasta el uno por ciento; por último si el PIB hubiese sobrepasado el dos por ciento, la subida a aplicar hubiera sido del 1,5 por ciento. Base que, por otra parte, se prorrogaba a 2014 incrementada con el 50 por ciento correspondiente a la cláusula de actualización acordada para los dos años precedente.

Atendiendo éstos acuerdos la actual posición de la patronal de los empresarios no se presume coherente ya que “no es posible en un periodo recesivo asumir una política salarial superior a la que se pretende en una recuperación económica. Con esa óptica es imposible el acuerdo”, sentenció Ferrer. Según han explicado diversas fuentes a DF – Diario Financiero la conservadora posición de Ceoe y Cepyme, viene a justificarse porque “el aumento de liquidez de los consumidores, derivado de la caída de los precios del petróleo y la salida de la recesión hace menos necesaria la aplicación de una subida que puede afectar a la recuperación de las empresas. Además, la subida afectaría también a los salarios de la Administración”.

En lo que respecta a 2016, los sindicatos proponen que la subida sea de hasta el dos por ciento pero “reclamando para ambos ejercicios cláusulas de garantía salaria para no jugar a la ruleta rusa con los trabajadores”, algo con lo que tampoco parecen estar de acuerdo ni Ceoe ni Cepeyme. “Hay que aumentar los niveles de consumo e inversión, para lo que es indispensable la ganancia de poder adquisitivo por parte de los trabajadores. Tenemos que llegar a un acuerdo, de lo contrario la opción económica será injusta e inútil y será un fracaso para todos. No sería fácil explicar a la sociedad que hayamos llegado a acuerdos en plena recesión (en 2010 y 2012) y no lo consigamos ahora”, se lamentó Toni Ferrer.