Nacional

CEOE eleva la tasa interanual del PIB al 2,8% en 2015

El ritmo de la economía española se ha acelerado levemente en los tres primeros meses de 2015, según reflejan datos del Banco de España. En concreto, esta entidad hace unas estimaciones, en la línea de CEOE, que estima un crecimiento del PIB del 0,8 por ciento. CEOE y el Banco de España elevarían el PIB a un 2,8 por ciento en 2015, mientras que para 2016 estiman un 2,6 y un 2,7 por ciento, respectivamente.

La fortaleza del consumo de los hogares y de la inversión de bienes de equipo explican el mayor dinamismo de la demanda interna, a lo que se añade que el sector exterior está suavizando el tono contractivo que ha mantenido durante 2014.

Las previsiones de empleo se están revisando también al alza debido a un mayor impulso de la actividad en 2015 y 2016. CEOE destaca en el ámbito del mercado laboral el dato del mes de marzo de afiliación a la Seguridad Social, con un aumento de 160.579 personas, cerrando así un trimestre positivo en lo que a la creación de empleo se refiere. La tasa interanual se acelera hasta el 2,9 por ciento frente al 2,3 por ciento del trimestre anterior.

Esta mayor intensidad del ritmo de crecimiento se extiende a todos los sectores a excepción de la agricultura. En positivo destaca la construcción, con una tasa interanual del 4,6 por ciento en los primeros tres meses de este año.

La inflación sigue en terreno negativo a pesar del crecimiento de la actividad y el empleo por el efecto del descenso del precio del petróleo y por la contención de los precios en algunos sectores económicos.  Las previsiones de CEOE señalan que la inflación será una vez más negativa, -0,3 por ciento. Por su parte el Banco de España, estima una inflación del -0,2 por ciento. Sin embargo, para 2016, se prevé un repunte de esta tasa, que se situará en un 1,4 por ciento para CEOE y en un 1,3 por ciento para el Banco de España.

El déficit público finalizó el año 2014 en el -5,7 por ciento del PIB, un saldo negativo superior al objetivo presupuestario del Gobierno, del -5.5 por ciento, aunque fue de un 0,3 por ciento inferior al exigido por Bruselas, -5,8 por ciento del PIB.

La recuperación de la economía española favorece el proceso de consolidación presupuestaria, sin embargo desde CEOE afirman que dadas las continuas sorpresas positivas en la actividad y empleo, sería oportuno abordar un plan más ambicioso de reducción del déficit público, junto al desempleo una de grandes asignaturas pendientes de la economía española.

Mª Asun Ten