Nacional Política Sectores

CEOE prevé que el paro se sitúe por debajo del 20% a mediados del año próximo

La patronal de los empresarios pide mayor flexibilidad y una rebaja de los costes laborales

Si la economía crece también lo hace el empleo y, al igual que este año, así sucederá el próximo. La patronal de los empresarios CEOE daba la razón esta mañana a las palabras de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Bañez cuando afirma que “todo el crecimiento económico se traduce en creación de empleo”.

Según el Informe de Previsiones Económicas correspondiente al mes de Diciembre de 2015, que la patronal presentaba esta misma mañana, la economía española crecerá este año un 3,2 por ciento, tan sólo dos décimas por encima del ritmo del 3 por ciento al que lo hará el mercado laboral. Porcentaje que se traducen en 530.000 personas más (en términos EPA) a las que les suena el despertador para ir a trabajar. Tendencia que, de continuar con el marco actual, se consolidará el año próximo en el que a la cifra anterior se sumarán “algo menos” de medio millón de nuevos ocupados.  Con ello la tasa de paro se situará “por debajo del 20 por ciento en la segunda mitad de 2016”.

Perspectivas sin duda halagüeñas que quedan respaldadas por los datos del paro que conocíamos ayer, en los que se registró una reducción histórica de 27.071 personas en las listas de noviembre (362.818 en lo que llevamos de año) y un crecimiento de las contrataciones del 15,84 por ciento en términos interanuales.

No obstante y a pesar del “avance” del que se espera “tome mayor impulso con la campaña navideña”, desde CEOE requieren al Gobierno que resulte elegido el próximo 20 de Diciembre que cuente con la empresas de cara al desarrollo de futuras “adaptaciones y reformas sobre la base del diálogo y la concentración social”. Cambios que deben orientarse en la línea de “favorecer la reactivación económica y la flexibilización de las condiciones en las que desarrollan su actividad las empresas”.

Desviaciones en el déficit

El informe también hace referencia al compromiso de estabilidad presupuestaria adquirido con Bruselas del 4,2 por ciento para este año y del 2,8 por ciento en 2016. Los prónosticos de la patronal apuntan a un cierre del 4,4 por ciento y del 3,3 por ciento respectivamente, es decir, dos y cinco décimas superiores a lo que recoge el cuadro macro elaborado por el Gobierno.

Por otra parte, el PIB español experimentará un avance el año próximo del 3 por ciento debido por el crecimiento de la demanda interna, ya que se producirá un ligero aumento de la renta disponible de los ciudadanos motivado por el escenario de baja inflación y los efectos de la reforma fiscal.

Lo que flojeará será el sector exterior en el que tal y como se extrae del informe el crecimiento será cinco décimas inferior al de este año, pasando del 5,8 al 5,3 por ciento en el ámbito de las exportaciones y del 7,1 al 5,8 por ciento en el de las importaciones.

Riesgos

Como ocurre en todos los informes de esta índole la matemática pura no existe y desde la patronal alertan de los riesgos que podrían bien ensalzar o bien dar al traste con las previsiones.

Frente a lo positivo de una posible reactivación del crédito por las decisiones del BCE, la mayor flexibilidad del mercado laboral y las nuevas medidas para la contratación y el descenso adicional del precio del petróleo la contrapartida sería poner freno a las reformas estructurales iniciadas por el gobierno del Partido Popular, un aumento de la inestabilidad política entre Europa, Rusia y Oriente Medio -que conllevaría el aumento del gasto público, y por tanto mayor déficit-, una mayor desaceleración de los países emergentes o un “repunte acusado” del precio del petróleo.