Edición Limitada

Cifras que tiemblan de miedo

Halloween es una tradición que nos llega desde Estados Unidos. Y ya sabemos cómo son los estadounidenses, si hacen algo, lo viven intensamente. Y en ocasiones, para vivir algo intensamente, hace falta mucho dinerito. Los americanos no escatiman en gastos el día de más miedo del año.

Los más pequeños de la casa disfrutan de esta festividad yendo de puerta en puerta preguntando: “¿Truco o trato?”. Mientras, los mayores organizan fiestas de disfraces, y preparan bien a sus niños para el gran día.

Tanto es así, que en Estados Unidos se dejan unos 8.000 millones de dólares aproximadamente. Lo que se traduce en unos 80 dólares por hogar. Este día cuenta con dos grandes protagonistas: dulces y disfraces. Los “maicitos” son los más populares, venden unos 9 millones solo en ese día. Por supuesto no pueden faltar las calabazas, 900 millones de calabazas llegan a venderse para abastecer todos los hogares, se trata de un 80% de la cosecha anual, y genera 113 millones de dólares. Podríamos decir que “hacen el agosto” el día de Halloween.

Pero ellos, como americanos que son, necesitan más que disfraces, dulces y calabazas. También necesitan del mundo animal, ni las inocentes mascotas se libran de formar parte de la celebración. Se suelen gastar alrededor de 370 millones de dólares en disfrazar a sus animalitos, el más popular, para variar, es el disfraz de calabaza.

Se estima también que la cifra pueda alcanzar los 10.000 millones de euros de gasto, si tenemos en cuenta la venta o alquiler de películas de terror, el gasto adicional de comida, ya que además de dulces suelen juntarse varios para cenar, bebidas alcohólicas y el aumento de compra de gasolina para pedir caramelos de un lado a otro.

Además hay que incluir el gasto que genera la industria de casas embrujadas, tanto es así, que la Asociación de Casas Embrujadas espera que la venta de boletos alcance los 500 millones de dólares, mientras que la inversión anual media es de 50 millones.

¡Feliz Halloween a todos!

 

Odina Sanz Barnola