Noticias

Cinco aspectos que demuestran que Apple está ya posicionada para ser una empresa de automóviles

Apple Inc. puede estar ya en condiciones de convertirse en un fabricante de automóviles mundial en muchos aspectos mientras que otras empresas de Silicon Valley no lo están.

La empresa de tecnología con sede en Cupertino, California, puso a unos cientos de empleados a trabajar en un proyecto secreto para desarrollar un automóvil eléctrico, dijo una persona familiarizada con el asunto.

Apple, con una capitalización de mercado que es más de US$700.000 millones, tiene que seguir creciendo en ventas de iPhones, su mayor generador de ingresos, a la vez que expandirse en nuevos mercados, tales como automóviles, si se trata de llegar a una valoración de US$1 billón, dijo Gene Munster, analista de Piper Jaffray Cos. Añadió que él no cree que Apple pueda lanzar un coche en los próximos cinco años.

Sin embargo, Apple cuenta con algunas ventajas frente a otras empresas de Silicon Valley con ambiciones de automóviles. Tesla Motors Inc., que ofrece menos de 10.000 vehículos por trimestre, sorprendió a los inversores el mes pasado cuando el máximo responsable ejecutivo, Elon Musk, dijo que la empresa no sería rentable hasta el año 2020.

Los puntos fuertes de Apple como potencial fabricante de automóviles incluyen:

1. US$178.000 millones.

La industria del automóvil se mueve a través del efectivo a un ritmo asombroso. Apple, como resulta ser, tiene una reserva de efectivo de casi US$180.000 millones. Como dijo Musk la semana pasada, Apple se está “quedando sin maneras de gastar el dinero. Gastan el dinero como si fuera agua y aún así no pueden gastarlo suficientemente”.

Mientras que la antigua regla de oro era que costaba alrededor de US$1.000 millones desarrollar un coche nuevo, esos costos están siendo distribuidos en más vehículos ya que las automotrices tradicionales trabajan para utilizar plataformas de vehículos para más modelos, dijo Dave Sullivan, analista de la industria automotriz de AutoPacific.

Eso sería un desafío para Apple, al igual que la falta de experiencia en la construcción de autos, aunque Thilo Koslowski, vicepresidente y líder de la práctica de automoción en Gartner, dijo que podrían adquirir aquellas habilidades de fabricación.

2. El último dispositivo móvil 

Apple ha construido su fortuna sobre la base de la creación de productos que están diseñados de manera atractiva y que integran el software de tal manera que sumergen de manera mas profunda la vida de los usuarios en el mundo de Apple, comprometiéndolos más para futuras actualizaciones. Y ya cuenta con tecnología adaptada a los automóviles – software de mapas, por ejemplo – lista para usar.

“El coche es una de las piezas más importantes y críticas del rompecabezas que se debe dominar si se quiere interactuar con los clientes dondequiera que estén”, dijo Koslowski. “Es muy importante tener un teléfono que esté conectado, y que puede mostrarle su calendario y hacer todo tipo de otras cosas, pero ahora extendiéndolo a este otro dispositivo que tiene cuatro ruedas”.

3. Muchachos de coches

Apple tiene una mezcla única de ejecutivos con experiencia en tecnología y vehículos. La empresa contrató durante mucho tiempo ingenieros del espacio de la automoción, a menudo con experiencia en la gestión de la cadena de suministro, tecnología de baterías y experiencia en la interfaz de usuario. Luca Maestri, director financiero de Apple, pasó 20 años en General Motors en las áreas de finanzas y operaciones. Eddy Cue, el influyente vicepresidente sénior de software de Internet, es un entusiasta de coches y miembro del consejo directivo de Ferrari. Steve Zadesky, vicepresidente de diseño de productos iPhone, que lidera el esfuerzo de Apple para el proyecto de los coches, pasó tiempo trabajando en Ford a principios de su carrera. Marc Newson, un prestigioso diseñador industrial que se unió al equipo de diseño secreto de Apple el año pasado, hizo un concepto de coche de alto perfil para Ford en 1999.

4. Red Minorista

Una de las fortalezas – y debilidades – de los fabricantes de automóviles tradicionales ha sido su red de distribuidores. Es difícil abrir frentes de tienda en todo el mundo lo suficientemente rápido como para obtener la escala necesaria para vender vehículos. En los EE.UU., se añaden complejidades tales como las leyes estatales sobre las franquicias, que generalmente prohíben a los fabricantes vender coches directamente a los clientes.

Eso es algo que Tesla ha tratado de cambiar drásticamente. En lugar de vender a través de los distribuidores autorizados, el fabricante de automóviles con sede en Palo Alto, California opera sus propias salas de exposición – que fueron creadas por un ex ejecutivo de Apple – y toma pedidos a través de Internet. La iniciativa ha provocado la ira de los distribuidores con franquicia y el fabricante de automóviles entró en conflicto con grupos de concesionarios el año pasado en Georgia, Missouri, Nueva Jersey, Nueva York, Ohio y Pensilvania antes de alcanzar acuerdos.

Apple, por supuesto, ya cuenta con una red minorista gigante a través de sus cientos de tiendas de Apple en todo el mundo, desde Brasil hasta Suecia y Turquía.

5. Apple actúa globalmente

El negocio de la automoción tiene una complejidad global como algunas otras industrias, con temas de regulación, marketing y logística que pueden hacer tropezar el negocio de capital intenso en cualquier día. Apple, que diseña sus productos en California, pero depende de contratistas para ensamblarlos en su mayoría en Asia, está acostumbrada a dirigir una cadena de suministro a tiempo en todo el mundo – algo que Google Inc. no hace en el día a día de su negocio de búsqueda de Internet – y al manejo de las complejidades en las oscilaciones de la moneda en todo los mercados globales. El máximo responsable ejecutivo, Tim Cook, construyó su reputación en Apple por su capacidad para navegar esas operaciones globales. “Eso sería una gran ventaja si se deciden a fabricar coches,” dijo Tim Bajarin, presidente de Creative Strategies.

Bloomberg