Economía Empresas

Coca-Cola reabrirá su planta de Fuenlabrada el próximo 7 de septiembre

Sindicatos critican que la embotelladora no incorporase a los trabajadores en tres días, como ordenaba la sentencia judicial

Coca-Cola Iberian Partners pondrá en funcionamiento la fábrica de Fuenlabrada el próximo 7 de septiembre. Con tal motivo, ha comunicado la reincorporación a 85 empleados que, antes del ERE, hacían un trabajo similar al que se enfrentarán ahora en el Centro de Operaciones Industriales y Logísticas (COIL).

Por otro lado, los 135 trabajadores restantes que hacían labores de producción deberán esperar a que la Audiencia Nacional resuelva los recursos presentados, lo cual se espera que se produzca en las primeras semanas de septiembre.

Cumpliendo con la sentencia judicial, la embotelladora reincorporó el pasado 3 de agosto a los trabajadores afectados por el ERE a cursos de formación relacionados con la actividad que se desarrollarán en el centro logístico. Este curso finaliza mañana, por lo que los empleados contarán con días libres hasta la reapertura del 7 de septiembre.

Esta medida ha sido fuertemente criticada por CC.OO. y UGT Madrid, quienes consideran que Coca-Cola Iberian Partners sigue sin cumplir con la sentencia, que obligaba a incorporar a toda la plantilla en un plazo de tres días y en los puestos de trabajo que tenían antes del Expediente de Regulación de Empleo.

La empresa está “retrasando la actividad industrial y la producción de las líneas” con la intención de esperar a la decisión de la Audiencia Nacional, explica el portavoz de CC.OO. en la planta, Juan Carlos Asenjo.

El colectivo sindical critica también el retraso con el que se está poniendo en funcionamiento la fábrica. En este sentido manifiestan que  diariamente acuden “tres o cuatro trabajadores externos de mantenimiento” a trabajar en las labores de acondicionamiento de la planta cuando, para poder poner en marcha la instalación con sus anteriores funciones productivas, “tendrían que entrar 30 o 40 trabajadores”.

Por otro lado, los sindicatos tampoco están de acuerdo con que la fábrica abandone su actividad productiva y reabra como centro logístico. El portavoz de UGT Madrid, José María González, insiste en que seguirán “luchando para que la planta se abra como centro productivo” y ha apuntado que el conflicto está “cada día más liado” y que “tampoco la empresa sabe a ciencia cierta lo que quiere o no quiere”

Yasmina Pena