Internacional Nacional

¿Cómo afectará la "artillería" de Draghi al bolsillo de los españoles?

Mario Draghi, presidente del BCEUna rebaja de los tipos de interés que podría prolongarse durante los próximos dos años, y que afectará directamente a nuestros bolsillos.

Abaratamiento de las hipotecas
La rebaja del precio del dinero anunciado ayer por Mario Draghi afectará en primer lugar a lo que pagamos por la hipoteca. La medida influye directamente al Euribor, un índice que se calcula hallando la media de los tipos que ofrecen las 50 entidades financieras más importantes de Europa. Una media que caerá tras la rebaja de los tipos de interés al 0,15%, lo que se traducirá en un retroceso del Euribor – es decir – un abaratamiento de las hipotecas.

Más crédito para el consumo
Por otro lado la inyección de 400.000 millones de euros a la banca, también afectará (de manera muy pronunciada) al bolsillo de los ciudadanos. Draghi quiso dejar claro que el único uso de esa inyección de euros a la banca era la concesión de créditos al consumo, es decir, excluyendo los créditos hipotecarios. De esta manera, los españoles y europeos, podrán acceder a financiación de su entidad y utilizarla para adquirir bienes o servicios, de esta manera el italiano trata de garantizar que el dinero llegue directamente a la economía real produciendo así un rebote del consumo. Y por lo tanto un incremento de la inflación.

Guiño a los inversores
Las medidas anunciadas ayer en Francfurt, también suponen un guiño a los inversores. Las palabras del responsable del BCE han provocado una caída forzada del euro con respecto al dólar. La economía europea frena su avance, frente a la estadounidense que podría cerrar el año con un repunte del 2,5%. Una Europa más débil frente a unos EE.UU. más fuertes, podría provocar que el euro siga cayendo por lo que podría ser un buen momento para comprar dólares.

Precio de la gasolina
Por último, esa caída de la divisa del viejo continente afectará también al precio de la gasolina, de manera moderada. Teniendo en cuenta que más de un 50% del precio final del combustible van destinados a pagar impuestos; otra parte de la cantidad, es el resultado de la negociación del mercado al por mayor de gasoil, un mercado que se mueve en dólares. Por lo que si sube la moneda americana con respecto a la europea eso se va traducir en repostaje final del consumidor.