Empresas Sectores

Cómo ahorrar más comprando por internet: las tarjetas online

Las compras por internet están cada vez más a la orden del día. Bien sea porque un producto está agotado en la tienda física o porque es más barato online, cada vez son más las personas que recurren a estas herramientas para hacerse con un producto. Aunque este tipo de comercio tiene múltiples facilidades, también entraña algunos riesgos que se pueden evitar con algunas de las posibilidades que se están ofreciendo.

Una forma de ahorrar tiempo y posibles disgustos es pagando con las tarjetas online. Mientras que con la forma convencional de tarjeta de crédito o débito hay que rellenar distintos apartados con los datos personales y número de cuenta, las tarjetas online constituyen un tipo de pago más rápido y sencillo. El usuario simplemente tendrá que seleccionar ese método de pago, e introducir el pin personal o el nombre de usuario y contraseña de la cuenta. Y no te asustes porque tus pagos serán completamente fiables en unos clics

¿Qué ventajas ofrecen estas tarjetas? En ocasiones, el comprador se equivoca en un dato y no puede comprar el producto, por lo que tiene que revisar de nuevo todos los campos que ha rellenado, una actividad que le llevará una importante cantidad de tiempo, arriesgándose incluso a que el producto se agote o a tener que cargar con todos los datos de nuevo. Con este modelo, simplemente tendrá que introducir su PIN de usuario o clave y directamente se cargará la transacción en su cuenta bancaria. Un sistema fácil que garantiza, además, la privacidad de los datos del consumidor. Con ello, no hay problema de que alguien te robe el número de cuenta porque lo que importa en este modelo es la clave elegida por cada usuario.

Por otro lado, si una persona pierde su tarjeta de crédito o débito tiene que desactivarla, pedir otra y esperar a que le llegue. Durante ese tiempo, el consumidor no puede realizar ninguna compra online puesto que la nueva tarjeta tendrá distintos números a la anterior y tardará en llegar al domicilio. Con los métodos de pago online no sucede tal cosa porque como el usuario tiene una clave y contraseña que solo él conoce, no tiene necesidad de cambiarla y puede seguir haciendo compras incluso cuando no cuenta con una tarjeta de crédito o débito. Hay múltiples tarjetas de este tipo.

A todo lo anterior hay que añadirle que para hacer dichas compras no se precisa de una tarjeta específica, sino que sirve la tarjeta Mastercard, utilizada por la mayoría de la población.

Yasmina Pena