Economía Empresas

Cómo encontrar trabajo extra en cinco minutos, sin entrevista ni proceso de selección

Quien tiene un trabajo tiene un tesoro. Los demandantes tardan incluso meses en reincorporarse al mundo laboral. Esto se debe al largo proceso para entrar en una empresa: entrega del currículum, superar la ronda de entrevistas y finalmente el proceso de selección

Resulta impensable recibir una oferta para comenzar a trabajar en el día o la jornada siguiente. Las empresas también sufren el proceso y los problemas ocasionados por las bajas involuntarias, sobre todo las del sector servicios. La falta un día de un camarero provoca estragos en el local, la comida no sale a tiempo y los clientes se levantan de la mesa sin consumir.

Esta ha sido la situación que llevó a Marta Romero a montar su propia empresa, Worktoday, una aplicación de búsqueda de empleo e incorporación inmediata. “Yo estaba en una terraza con un grupo de amigos y el camarero de allí no acudió al trabajo. De inmediato, aquello se convirtió en un caos. El camarero de dentro del local salió a atender las mesas, el cocinero llegó a un punto que también salía, la comida tardaba, las mesas se empezaron a levantar. Aquello fue tremendo y nosotros, que venimos un poco del sector hicimos un cálculo a voz de pronto y pensamos cuánto dinero había perdido esa gente por la baja. Hay cinco millones de parados y probablemente haya alguien aquí cerca que podría bajar a echarle una mano”.

Tan pronto llegó a casa se puso manos a la obra. Lanzó la aplicación que hoy da vida a su empresa y la cual en menos de año y medio cuenta con casi 80.000 usuarios y más de 3.500 clientes que recurren a ellos para salir de un apuro.

Los candidatos “se registran en la aplicación, completan su perfil y posteriormente les llegan aquellas ofertas en las que encaja por su experiencia y proximidad”. Se preparan para su extrajob, un trabajo de corta duración en la que los candidatos no tienen que “superar una entrevista ni proceso de selección”. Las empresas “lanzan su necesidad y nosotros hacemos el dispaching de la oferta sobre aquellas personas que encajan por la experiencia y la proximidad para que se incorporen de forma inmediata y él ve a los candidatos que se han inscrito a la oferta ordenados por dos términos: valoraciones que otros usuarios han hecho de ese candidato y por el tiempo que tardan en llegar al local”.

Se centra en el sector servicios, el cual “mueve el 70% del empleo en nuestro país”. Por diversas causas, “es un sector que tiene mucha rotación, sufre muchas bajas y absentismos y es un sector estacional en el que tiene altibajos. Entonces, en esos picos de demanda es cuando más necesidades de contratación tienen”.

La ley del más rápido

Cuando la empresa recibe el perfil de los posibles candidatos se les envía “una alerta de cara a que podamos replicar lo máximo posible la búsqueda para que la selección sea fácil, porque ellos están buscando a alguien que se incorpore lo antes posible”. Es entonces cuando reciben los datos de contacto.

A partir de ahí es cuando entra en juego la ley del más rápido. “La empresa selecciona a aquel candidato que más le gusta y justo en ese momento se les envía un email a los dos: al candidato diciéndole exactamente el nombre de la empresa, el nombre del jefe y el teléfono de contacto, y al jefe le llegan los mismos datos de contacto del solicitante”. Es un proceso rápido, tanto que “el récord de selección e incorporación está en cuatro minutos”.

Una puerta de entrada al mundo laboral

La aplicación es un inicio, una alternativa para conseguir unos ingresos extras y, en ocasiones, la puerta de entrada al mundo laboral. “El 34% de aquellos que han conseguido un trabajo con nosotros han conseguido también un contrato de mayor duración. Alguno de ellos incluso ha logrado un contrato indefinido. Nosotros multiplicamos casi un 500% las posibilidades de encontrar empleo porque no es lo mismo inscribirse a un montón de ofertas de trabajo, en el proceso de selección se dilata el tiempo y hay un montón de competencia. Al final te tiras tres o cuatro meses para conseguir un empleo. De esta manera, si tienes un buen perfil las empresas te van a seleccionar y estás trabajando cara a cara con el que va a ser tu jefe. Está valorando tus competencias, está viendo tu compromiso, está valorando tu puntualidad, está viendo si eres una persona responsable. Entonces, si tiene la necesidad de contratar personal puede contar contigo para una relación mucho más duradera”.

Compromiso por todas partes

Para que la empresa crezca tiene que trabajar bien, una valoración positiva, y en ese ámbito entran en juego todos los sujetos. Cuando concebimos worktoday buscamos una forma de que el candidato se comprometiera de alguna manera, dando la casuística, a ir a los trabajos cuando están seleccionados. Entonces, creamos el workie. Cuando te inscribes a una oferta son 0,89 workies que te quitamos pero que nunca tendrás que pagar. Además, puedes ganarlos compartiendo en redes sociales, a través de cupones, etc.

En caso que el demandante del empleo no vaya “nos quedamos con los workies y si no tenemos una justificación clara le eliminamos de la base de datos”.

Es esta forma de trabajar lo que le aporta credibilidad y confianza por parte de los trabajadores. “Somos 100% transaccionales. Tenemos una visión global de todas las partes, desde el momento en que se registra la oferta y selecciona el individuo hasta que termina el servicio. Cuando el candidato no ha ido a trabajar tenemos una comunicación constante con ambos. La empresa puede decir una cosa y el candidato otra, entonces a veces damos una segunda oportunidad y no lo eliminamos y otras lo eliminamos de inmediato”. Por suerte, eso es algo que “no pasa asiduamente”. “Si te seleccionan para una oferta tienes que ir a trabajar”, y los trabajadores lo cumplen”.

Legalidad y confianza

Worktoday es un mero facilitador que pone “en contacto a las dos partes”. Cumple con la legalidad. “Del tema de la Seguridad Social, contrato y demás se encarga la empresa que selecciona. Nosotros ahí no tocamos absolutamente nada”.

Según Romero, los demandantes pueden confiar completamente en ellos. “A través de la app jamás verán una oferta fraudulenta, hacemos un control exhaustivo de todas las empresas que se registran. Las llamamos, verificamos sus datos, nos cercioramos de que todo es correcto y que no va a priorizar el físico de la camarera o camarero para el trabajo. Tenemos un mínimo de ocho euros por hora e intentamos hacer una media entre todos los convenios que hay del sector servicios. También hacemos un seguimiento constante del candidato: qué tal ha trabajado, cuándo ha ido y como le ha ido”.

Observar las valoraciones también es sencillo. “Son obligatorias y bidireccionales. El candidato valora también a la empresa y hacemos un seguimiento total de cómo se han sentido ambos”. Todo para que se cumpla el objetivo de ambos y el trabajo sea lo más agradable posible