Política Sectores

¿Cómo ha llegado Grecia a esta situación?

El tira y afloja que se vive desde febrero desencadena el ‘sufrimiento de los ciudadanos’

La situación que se vive en Grecia se produce después de las importantes fugas de capitales que se han sucedido en los últimos días. Los inversores han sacado ingentes cantidades de dinero en un momento en que las instituciones helenas y europeas acordaban la manera en la que Atenas puede hacer frente a los pagos de la deuda (que para muchos es impagable- y no por una ausencia de intención de pagarla, sino por la enorme montante al que asciende). Ese tira y afloja, se ha extendido en el tiempo desde febrero con el único objetivo de llegar a un acuerdo en el que los acreedores recuperen el dinero prestado y los ciudadanos griegos no sufran más para poder pagarlo.

Tras la última oferta de rescate de los acreedores y la petición por parte de Atenas de extender el programa de rescate más allá de mañana 30 de junio (día en que Grecia debería pagar 1.600 millones de euros al FMI), el primer ministro griego, Alexis Tsipras, decidió romper las negociaciones y convocar el próximo 5 de julio un referéndum con las preguntas “Sí” o “No” a las últimas propuestas. En ese juego político y tras este ofrecimiento democrático del Ejecutivo de Syriza, el Eurogrupo decidió no extender el programa de rescate (un programa que pide, entre otras cosas, que los griegos hagan más recortes en el sector público, haya aumentos en el IVA de los alimentos y las islas, y que no se suban los impuestos a las grandes compañías). Las razones que Tsipras ha dado para romper la mesa de negociación es que le pusieron un ultimátum “con medidas de austeridad insoportables”.

Esta oferta podría haber ayudado al país heleno a evitar el impago de la deuda pero el Ejecutivo griego (antes de aceptar esa condición) ha preferido preguntar a los ciudadanos hasta dónde están dispuestos a aceptar. Entendemos que si el pueblo griego dice “Sí” a las contrapartidas de este dinero, estarán dispuestos a asumir los recortes, pero ¿qué pasará si dicen “No”? Los ciudadanos no tienen la respuesta a esa pregunta. Denuncian además que no tienen clara una postura porque no saben si conocen realmente la verdad. La información es confusa en cuanto a lo que la Troika ha pedido y lo que su Gobierno ha rechazado.

La convocatoria de la consulta llega después de varias manifestaciones: unas contrarias a más medidas de austeridad y otras a favor de que se acepten las condiciones impuestas por la Troika. Precisamente hoy lunes 29 de junio hay una manifestación en apoyo al gobierno a las 18.00 de la tarde (hora española) en la famosa plaza de Syntagma. Mañana será turno para que tomen las calles de la capital los que están a favor de asumir las medidas de austeridad y rechazar la salida del euro.

Ante este escenario lo que está claro es que a la mayoría de los griegos les parece justo que Tsipras haya decidido consultarles qué es lo que realmente quieren. Los ciudadanos helenos quieren opinar mientras las economías de todo el mundo miran con atención y recelo al resultado democrático del próximo domingo.

María Serrano, corresponsal en Grecia