Economía Empresas Noticias

Correos entregó en tres días el 60% de los paquetes en 2017, 20 puntos menos de su objetivo

Correos entregó en el plazo de tres días el 59,83% de los paquetes postales nacionales de hasta 20 kilos en 2017, un 10,58% menos que en 2016.

 

Para este tipo de productos, Correos se desvió 20,17 puntos del objetivo que marca la normativa (80% de las entregas), según el Informe Anual sobre el Control y Medición de los Indicadores de Calidad del Servicio Postal universal (SPU) 2017 de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Por su parte, el porcentaje de paquetes entregados en cinco días fue en 2017 del 81,41%, lo que supone una bajada respecto a 2016 del 3,62% y una desviación respecto del objetivo legal del 95% marcado, de 13,59 puntos.

En el caso de las cartas ordinarias, el 92,80% de las cartas nacionales se entregaron en tres días o menos y el 98,08% en cinco días o menos, lo que supone un ligero incumplimiento de los objetivos (desviación de 0,8 puntos del objetivo de D+3 fijado en el 93% y una desviación de 0,92 puntos respecto al objetivo D+5 establecido en el 99%).

Estos resultados reflejan una pequeña mejora respecto a 2016 (+0,14% para D+3 y +0,24% para D+5).

En este informe, la CNMC verifica y analiza, como en años anteriores, el cumplimiento de los indicadores de calidad que Correos, el operador designado para prestar el Servicio Universal Postal (SPU), debe cumplir según la normativa vigente.

Al igual que en informes anteriores, la CNMC reitera la necesidad de que el Gobierno apruebe el Plan de Prestación del Servicio Postal Universal, de forma que la CNMC pueda contar con las herramientas adecuadas para controlar y medir las condiciones en que Correos presta el servicio.

Por otro lado, el tiempo medio de atención ordinaria al usuario en las oficinas y locales de Correos en 2017 fue idéntico al obtenido en 2016: 7,3 minutos.

Las reclamaciones recibidas por Correos continuaron aumentando en 2017, un 4% más respecto al año anterior por lo que la CNMC considera que el operador designado debe analizar y mejorar aquellos aspectos en los que se han observado el mayor número de quejas de los usuarios.