Nacional

Crece en enero la preocupación por el desempleo

El año 2015 ha arrancado con un repunte de la preocupación que genera el desempleo, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de enero, cuyo trabajo de campo coincidió con la publicación de los datos de paro registrado de diciembre, que pusieron de manifiesto que 2014 había cerrado con la mayor caída en el número de parados desde 1998.

Concretamente, las menciones al desempleo en el sondeo conocido este miércoles han aumentado cuatro puntos respecto a las del barómetro del mes anterior, pasando de un 75,5 al 79,4%, su mayor cota de los últimos seis meses. Por contra, ha disminuido 4,5 puntos la inquietud por la corrupción que se queda en un 55,5% de alusiones y continúa como segundo problema nacional.

La encuesta, que tiene un margen de error del más/menos 2%, se basa en un total de 2.481 entrevistas personales y domiciliarias realizadas en 250 municipios de 48 provincias entre los días 2 y el 12 de enero. En pleno trabajo de campo se publicaron los datos del paro de diciembre que confirmaron que 2014 se cerraba con una caída del desempleo, si bien la cifra de parados seguía en 4,4 millones de personas.

ATENTADOS DE PARÍS

Además, en medio de la recogida de datos para el barómetro, concretamente, los días 7 y 8, se produjeron los atentados yihadistas de París. Esta circunstancia habría podido influir en que las menciones al terrorismo en general como un problema hayan pasado del 0,5% que registraron en la encuesta anterior a un 1,1%. En paralelo, las alusiones específicas al terrorismo internacional se sitúan en el 0,4%, tres décimas más que en diciembre.

La tercera plaza de la lista de problemas sigue siendo para los de índole económica, con un 24,5% de menciones similares a las de diciembre, mientras que en la cuarta repite la clase política con un 21,8%, también sin variaciones. El Gobierno y los partidos políticos son asumidos como un problema en el 2,8% de los cuestionarios, dos décimas más que en diciembre.

La sanidad recupera el quinto puesto de esta relación que había abandonado en noviembre, con un 10,2% de menciones, y los problemas sociales pasan del quinto al sexto con un 9,2%, frente al 10,8% que habían cosechado en diciembre. Con un 7,1% de alusiones, la educación figura como séptimo problema.

En la parte baja de la tabla, además del terrorismo, figuran la monarquía, que pasa de un 0% de menciones de diciembre a un 0,3% en enero y los nacionalismos, que se sitúan en un 1,1% frente al 1,7% de diciembre.

PROBLEMAS PERSONALES

La lista de problemas personales también la lidera el paro, que figura en el 45,5% de cuestionarios, seguido de los de índole económica (26,7%), la corrupción y el fraude (15,8%) y la sanidad (10,8%) y la educación (8,8%).

El CIS también pregunta todos los meses a los ciudadanos sobre su percepción de la situación económica. En enero, el 76,5% la definía  como “mala” o “muy mala”, mejorando el porcentaje respecto a diciembre donde compartía esa opinión el 82%. En el otro extremo, la coyuntura económica era “buena” o “muy buena” para el 2%, un porcentaje que no se había alcanzado en los últimos años.

También mejoran las perspectivas a un año vista ya que marca récord de los últimos años el porcentaje de los que creen que la economía habrá mejorado para entonces. Se sitúa en concreto en el 27,8% de los encuestados, un porcentaje más de cinco puntos superior al 22,5% que sumaron los optimistas en diciembre.

En paralelo, registran su cota más baja los que auguran que la economía irá a peor, que suman el 16,4% frente al 21,8% que hacía ese pronóstico en diciembre. Los que juzgan que la economía está ahora mejor que hace un año también marcan récord, con un 14,9%, mientras que con un 29,3% logran su porcentaje más bajo los que sostienen que ahora está peor,

MENOS MIEDO A PERDER EL TRABAJO

El CIS refleja, asimismo, que va aumentando, aunque muy poco a poco el optimismo los parados. Entre los encuestados que no tienen trabajo, un 39,1 por ciento confía en colocarse este año, seis puntos más que el 33% que hacía esa afirmación el mes anterior. Si en diciembre el 55,8% veía “poco” o “nada probable” encontrar un empleo en los próximos doce meses, esa cifra ha caído al 51,3% un mes después.

Entre el 41,6% que aún tiene trabajo, hay un 12,7% que teme perderlo a lo largo de 2016, frente al 17% que confesaba ese temor en diciembre. En el otro extremo, los que consideran “poco” o “nada probable” irse al paro han pasado del 73,6% al 77,2%.

En el plano político, un 78,7% considera que la situación es “mala” o “muy mala”, mejorando respecto a diciembre cuando ese porcentaje subió hasta el 84,2%. Sólo el 2,5% osa describirla como “buena” o “muy buena” superando el 1,5% del mes anterior. Con la vista puesta en enero de 2016, el 20,6 por ciento confía en que mejore, frente al 19,9% que opina lo contrario. Y, respecto a un año antes, la situación política ha mejorado para el 5,4% y ha empeorado para el 36%.

EUROPA PRESS