Noticias

Cruz Roja España: la mayoría de mujeres atendidas viven con menos de 450 euros al mes

El 74,3% de las mujeres de entre 18 y 65 años que atiende Cruz Roja Española a través de sus programas de intervención social viven en hogares con ingresos inferiores a los 450,8 euros al mes, en situación de pobreza extrema. El 90% lo hacen en hogares cuya media de ingresos no supera los 676 euros (bajo el umbral de pobreza), según ‘Boletín sobre vulnerabilidad social’ publicado esta semana, que se centra en la situación de las mujeres de esta franja de edad atendidas por la organización.

El estudio se refiere a una muestra de las 40.304 mujeres que participan en el programa de atención para Mujeres en situación de dificultad social. Entre estas, figuran víctimas de violencia de género, mujeres que ejercen la prostitución o son víctimas de trata con fines de explotación sexual o que carecen de una red de apoyo familiar o social para sobreponerse a una situación de pobreza.

Entre estas, la media de ingresos en el hogar es de 360,5 euros al mes, aunque el 30,2% no tienen ingresos. Como consecuencia, prácticamente el 70% de ellas tiene dificultades para llegar a fin de mes y el 37,2% tiene dificultades también para pagar los gastos de vivienda, luz, gas y otros suministros básicos. “La mayoría no pueden ni encender la calefacción”, han asegurado los responsables del estudio.

Además, han subrayado que, como reza el refrán, “cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana”, y han asegurado que el 25,3% sufre conflictos familiares en el hogar producidos por la coyuntura por que están pasando.

La situación laboral de estas mujeres es de paro en el 60,9% de los casos. Dentro de estas, tres de cada cuatro sufren paro de larga duración y el 8,6%percibe prestación por desempleo. Además, hay un 25,4% de quienes están en paro que perciben algún tipo de pensión no contributiva.

Dentro de este colectivo, el 9,2% achacan el despido al embarazo o la maternidad (por tener hijos pequeños) y el 6% a problemas de salud.

En el caso de las que trabajan, la mitad lo hacen en labores de servicio doméstico y cuidado de personas y una de cada tres (31,9%) no pueden conciliar el trabajo con la vida personal y familiar. Entre estas, el 17,4% han sido víctimas de acoso laboral y el 8,6% declara haber sufrido acoso sexual.

De acuerdo con el estudio de Cruz Roja Española, el 65,8 por ciento de ellas tiene menores de 16 años a su cargo y el 34,2% tiene a personas mayores enfermas y personas con discapacidad en el hogar, cuyos cuidados también recaen sobre ellas. De hecho, el 73,5% se encargan solas del trabajo del hogar y de la crianza de los hijos, de acuerdo con el estudio. Además, una de cada tres es responsable de llevar adelante un hogar ‘monomarental’ en solitario.

El 11% de las mujeres que acuden a los programas de intervención social de la organización tienen estudios universitarios y la mayoría (el 62% de ellas) tiene estudios primarios.

En el 44% de los casos, dejaron los estudios para trabajar, un porcentaje que entre las mujeres españolas (el 42,2% de quienes acuden a Cruz Roja en busca de ayuda) es del 53%.

Según ha explicado el coordinador general de Cruz Roja, Antoni Bruel, el colectivo de mujeres de entre 18 y 64 años tiene una tasa de pobreza o riesgo de exclusión un 8% superior a la media de toda la población que atiende Cruz Roja.

Mientras el 81,7% de las personas que acuden a la organización cumplen, al menos, uno de los tres criterios del indicador de pobreza AROPE (estar por debajo del umbral de la pobreza, en situación de privación material severa, o en un hogar en desempleo o con baja intensidad de empleo), este índice es del 89,9% en el caso de la población activa de mujeres.

Además, el estudio señala que la mayor incidencia de la exclusión y la pobreza entre las mujeres no responde tanto al origen de estas, sino que aparece correlacionado con la franja de edad, siendo más grave la situación de las personas de entre 25 y 49 años. Aún así, los responsables del estudio han subrayado que “también hay situaciones muy graves de personas más mayores”.

Mala salud y medicación desde jóvenes

Además, la situación de pobreza y exclusión coincide con un alto porcentaje de mujeres con enfermedades y necesidad de medicación que “no les correspondería por edad”, ha explicado Bruel.

De hecho, de entre las mujeres de 18 a 24 años, casi cuatro de cada diez (39%) sufren migrañas, anemia, y toman anticonceptivos, mientras que entre las mujeres de 25 a 49 años, más de la mitad (el 54%) consumen analgésicos, antidepresivos y ansiolíticos.

“Estamos viendo casos de depresiones muy severas“, asegura una de las trabajadoras sociales de la organización, en un vídeo elaborado con los testimonios de mujeres que han participado en el estudio. Además, en la franja de mayor edad del estudio, de 50 a 64 años, el 78% tiene problemas de colesterol y de tensión y dolores.

A los problemas de salud se les unen factores como el hecho de que más de la mitad (54,9%) del colectivo que estudia el informe nunca se ha hecho una mamografía y el 10% no se han hecho una revisión ginecológica.

Estado anímico bajo y soledad

En conjunto, el estado anímico de estas mujeres es “bajo”, según el estudio, que señala que el 76,7% de ellas “se siente siempre tensa o nerviosa”, prácticamente el 80% “tiene la cabeza llena de preocupaciones” y el 46,3% “ha perdido el interés por su aspecto personal”.

Sobre su situación personal, subraya que el 76,1% declara no tener amigos ni allegados que le visiten o a quienes visitar, y el 78,8% no tiene a quien recurrir si necesita ayuda económica.

“Acuden más mujeres de las que acudían hace algunos años”, ha asegurado Bruel. Aún así, ha señalado que, además de la crisis, se produce la situación de que la organización se ha adaptado para atender a las situaciones que ha ido identificando dentro de los colectivos que atiende y que en el caso de víctimas de malos tratos, de trata o de prostitución “son fenómenos que han aumentado durante la crisis”.

Europa Press

Foto: Cruz Roja Madrid