Opinión

Datos que trEPAn

Nos merecemos un aplauso y medio, no me digan que no. Los datos de la Encuesta de Población Activa, bien leídos y sin ánimo de triunfalismo, nos dan en toda la jeta. Pero aquí nos gusta más quedarnos con el titular gordo: que hay 2.300 parados menos. Ridículo además de mentira.

Ridículo es, porque un movimiento de 2.300 personas sobre seis millones que no están en las estadísticas del empleo es un movimiento tan pequeño que en términos estadísticos y matemáticos se consideraría una cifra despreciable. Si nos alegramos por eso es que tenemos el listón del optimismo muy bajo. Es como alegrarse, por poner un ejemplo que todos entendamos, porque España pase a octavos de final en el Mundial de Fútbol. Una mentalidad nacional de tan poca ambición que debería darnos vergüenza abrir la persiana y saludar al mundo cada mañana.

Pero además es que es, una vez más y como todas las anteriores, una mentira estadística brutal. De lo que hay que hablar es de una caída de casi 200.000 personas contabilizadas como Población Activa, con lo que en realidad estamos hablando de una caída del empleo en todos los frentes salvo, vaya cosas para ser un país de primera, en el sector agrícola. De hecho, la Población Activa se sitúa por primera vez por debajo de los 17 millones de personas. Malo es que la clase política nos venda un triunfo que no es, y peor es que tanto periodista compre el titular sin revisarlo. Un titular que, además de falso, es ridículo.