Política Sectores

David Cameron exige un recorte de las prestaciones sociales a los extranjeros para permanecer la Unión Europea

Sería una de la serie de medidas que ha expuesto y que mejoraría el sentir del país anglosajón como miembro comunitario

El Primer Ministro británico, David Cameron, ha asegurado este jueves, tras su salida en el sur de Alemania de una reunión con la sección bávara de la Unión Cristianodemócrata (CSU), que su objetivo no es otro que el de “asegurar el futuro del Reino Unido dentro de una Unión Europea reformada”.

Pero no a cualquier precio, es por esta razón por la que el jefe del ejecutivo anglosajón ha expuesto, a través de un artículo que el mismo ha firmado en el diario alemán, Bild, un catálogo de propuestas que recogerían el sentir de su pueblo y que, en palabras del propio Cameron, se trataría de aportar una serie de planteamientos que ofrecen soluciones a problemas que afectan a todos los países de la Unión.

Recorte de las prestaciones sociales a trabajadores extranjeros

La restricción de las prestaciones sociales a los trabajadores extranjeros destaca como uno de los objetivos claves que ha planteado el líder anglosajón. Aunque, a través del artículo, ha querido aclarar que “el Reino Unido defiende el principio de libre circulación de trabajadores”.

“Queremos impedir que alguien reciba prestaciones de los sistemas sociales sin haber contribuido antes a ellos”, ha expresado en este sentido, por lo que propone que la inserción total se debería producir a los cuatro años de estancia y contribución en el país de alojamiento. Una medida que afectaría, también, a los trabajadores comunitarios.

En este punto coincide con el CSU, que ya habría pedido al gobierno central de Angela Merkel establecer cupos de entrada al país de no más de 200.000 inmigrantes anuales.

Recuperar competencias nacionales

Por otro lado, Cameron opina que los estados soberanos que integran la Unión deberían volver a recuperar algunas de las competencias que han perdido a lo largo de los años a favor de Bruselas. Una exigencia que Reino Unido viene pidiendo desde hace unos años a la entidad supranacional.

Reducir la burocracia y eliminar las barreras que se ponen al libre comercio culminarían una lista de deseos y necesidades que el jefe del ejecutivo anglosajón ve vitales para que sus ciudadanos se muestren favorables a permanecer en la Unión Europea en un futuro referéndum que se celebrara en el país británico el año próximo.

Ciudadanos en contra de la Unión Europea

De hecho, según el último sondeo realizado por ORB, el 43 por ciento de los votantes anglosajones rechazaría continuar en la entidad europea, mientras que solo el 36 por ciento de la población se decantaría por la permanencia. La clave para el futuro referéndum, que se plantea para finales de 2017, estará en manos de los indecisos que ascienden hasta el 21 por ciento de los electores, aún.

Diario Financiero/Agencias