Edición Limitada

De ser la reina a convertirte en la ruina

Limusinas con chófer, fiestas, grandes inversiones en bolsa, empresas en varios países, fama, viajes, caprichos, restaurantes…la típica vida del multimillonario que puede salir bien o muy mal. Y es que hay grandes fortunas andantes envidiadas por todos nosotros, especialmente en tiempos de crisis, que en ocasiones de la noche a la mañana, ¡PUF!, la envidia desaparece de todo tu ser, y si eres un poquito sincero te genera cierta satisfacción ver como esas fortunas caen ante tus ojos. Para darte ese gustazo de mala persona, hemos creado una lista llamada “De fortuna, a no tener ni una”. Vamos allá.

Bjorgolfur Gudmundsson, fue el presidente y ex propietario del West Ham United FC. Llegó a ser el segundo hombre más rico del mundo, imaginamos lo horrible que debe ser no alcanzar el primer puesto, y lo sentimos. Fue también dueño mayoritario y presidente de un banco islandés, la segunda compañía más grande de Islandia. La revista Forbes lo clasificó como el más rico del mundo en el año 2008, con un patrimonio de 1,1 mil millones de dólares. En este mismo año se produjo el colapso casi total del sistema bancario islandés, y se señaló al multimillonario como uno de los principales jugadores detrás de la catástrofe económica. Finalmente, Bjorgolfur se declaró en quiebra en 2009, y fíjate como son las cosas que pasó de segundo hombre más rico del mundo, a mayor quiebra personal registrada en el mundo, en esta ocasión no sentimos que quedes en el primer puesto del podio, querido.

Ahora vamos con una parejita. Anil y Mukesh son dos hermanos multimillonarios, que se enfrentaron el uno al otro por la herencia de su padre. Aunque todo hay que decirlo, si hablamos de cien euros nos quedamos con nuestro hermano, pero si hablamos de millones…bueno, algún día se le pasará y volveremos a hablarnos. Volvamos al tema, Mukesh padre, el citado progenitor, era el hombre más rico de la India. Al fallecer, cada hermano se quedó con una empresa, pero no una panadería o pastelería, sino la mayor empresa de telefonía móvil y de telecomunicaciones. En 2013, ambos decidieron acercar posturas y fusionar sus compañías. Minutos después de anunciar la unión, las acciones subieron a lo loco, pero no fue suficiente para recuperarse de los millonazos perdidos en el crash de la Rupia de 2013. Mukesh hijo perdió 5.600.000 millones de dólares en cuatro meses. Su hermano Anil, tuvo mucha más suerte, donde va a parar, tan sólo perdió 1.300.000 millones en ese mismo lapso de tiempo.

Nos vamos a IKEA, pero no entréis que nos perdemos. Su fundador, Ingvar Kamprad, de quien a partir de hoy me declaro fan, conduce un Volvo con 20 años de antigüedad, recicla bolsas de té, y amuebla su modesta casita con muebles de IKEA que se vende a sí mismo. Si no os parece un abuelito entrañable, es que no tenéis sentimientos, aunque por eso leéis esta lista para reíros de la desgracia ajena. En este caso no va a ser así, el entrañable Kamprad redujo su patrimonio de 23 mil millones de dólares de manera voluntaria en el año 2010. Renunció a 17 mil millones de dólares cuando sus abogados demostraron que la mayor parte de su patrimonio pertenecía a su fundación, no a su fortuna personal.

Seguimos con Alberto Vilar, multimillonario que perdió muchos de sus millones al estallar la burbuja tecnológica en 2001. Por si fuera poco, fue acusado de estafar a sus clientes, y condenado a nueve años de prisión, y decidió apelar la sentencia. Ahora, en arresto domiciliario a la espera de nueva sentencia, lo único que se le ocurrió fue pedir permiso para asistir a la ópera de Nueva York, quiere pasar sus últimos días por todo lo alto. Disfruta del espectáculo, que luego verás otro llamado “Entre rejas” todos los días. Dicen que no es muy bueno…

Otra buena acción, aunque a él no le supone mucho esfuerzo las cosas como son, la llevó a cabo Bill Gates, el fundador de Microsoft perdió el título de hombre más rico del mundo en 2010, al donar miles de millones de dólares a su fundación para obras de caridad. Gates y su esposa han donado más de 28.000 mil millones de dólares a causas benéficas. A pesar de ello, su fortuna es de 67.000 mil millones, aunque Gates afirma que “el dinero no tiene ninguna utilidad para mi más allá de cierto punto”, si de verdad piensa eso, puede venir y repartirla entre todos, yo no voy a decirle que no.

En el mundo del fútbol tampoco se libran. Julio Alberto, gran amigo de Maradona, fue lateral y extremo en el Atlético de Madrid y el Barcelona. Ayudó a su compañero en su turbia época de las drogas, en cambio Maradona no hizo lo mismo cuando fue Julio quién sucumbió a las adicciones, lo que le condujo a la ruina.

Terminamos con Mike Tyson, el excampeón de peso pesado tuvo en sus manos 300 millones de dólares durante su carrera como boxeador. Sin embargo, en el año 2003 se declaraba en quiebra, debía 27 millones. Parece que al final la paliza se la dio su fortuna a él…

Seguro que después de leer esto, te sientes casi casi más afortunado con tus dos euros en el bolsillo para el café. Piénsalo, ellos nunca sabrán la inmensa alegría que uno siente al encontrar un billete de cinco euros en un bolsillo.

Odina Sanz Barnola