Política Sectores

Draghi afirma que el BCE no formará parte de la troika “para siempre”

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha asegurado que el instituto emisor no va a formar parte “para siempre” de la troika, el organismo que conforma junto a la Comisión Europea (CE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que es responsable de los programas de rescate a países de la eurozona como Grecia.

“El BCE no va a estar en la troika para siempre, eso es seguro. Ahora es un periodo de crisis”, afirmó Draghi durante su comparecencia en el Comité de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

En este sentido, defendió que el banco central “está cumpliendo con la legislación vigente” al formar parte de la troika y remarcó que no depende de la institución decidir si la abandona o no. “Realmente es cosa de ustedes”, subrayó ante los eurodiputados.

Respecto a Grecia, Draghi aseguró que si el nuevo programa acordado con los acreedores es implementado en su totalidad, “colocará a Grecia en posición de crecer de nuevo y de cosechar todos los beneficios de participar en la divisa común”.

El presidente del BCE se mostró “agradecido” de que Grecia y sus acreedores lograrán al final alcanzar un acuerdo, aunque reconoció que el proceso fue “muy complicado” y se requirieron “enormes esfuerzos” por parte de todos los implicados.

En esta línea, apuntó que el Consejo de Gobierno del BCE es consciente de que se han hecho “considerables progresos” en Grecia tanto en el lado fiscal como en la implementación de reformas estructurales.

Respecto a la participación del instituto emisor en la negociación del programa, el presidente del BCE explicó que contribuyó en línea con lo dispuesto en el marco legal de la institución.

Además, recordó que al mismo tiempo vigiló “de forma estrecha” la provisión de liquidez de emergencia a las entidades helenas a través del Banco de Grecia, “teniendo en cuenta la perspectiva de una conclusión con éxito de las negociaciones en algún momento”.

Compra de deuda griega

Por otro lado, señalo que la reinstauración de una “excepción” que permita al Banco Central Europeo (BCE) comprar deuda griega es “una medida importante” que debe considerar.

A este respecto, recordó que para que esto ocurra un país debe acogerse a un programa de ayuda financiera, como ocurre en Grecia; cumplir con este programa y con las medidas urgentes acordadas y hacerlo propio a través de varios gobiernos.

Sin embargo, añadió que, aunque estas condiciones se cumplan, aún se debe evaluar la sostenibilidad de la deuda, y recordó que el BCE ha manifestado “serias dudas” sobre esto en el caso de Grecia.

Pese a ello, admitió que si el país cuenta con un “fuerte programa y fuertes reformas” que generen crecimiento, justicia social y sostenibilidad fiscal y financiara, entonces habrá margen para un alivio de la deuda, algo clave para su sostenibilidad.

Respecto al programa de inyección de liquidez de emergencia ELA, Draghi incidió en que sus reglas son muy claras y prohíben una financiación limitada e incondicional, al mismo tiempo que se mostró “muy satisfecho” de su independencia, como demuestra que todas sus decisiones hayan sido criticadas por algún lado.

Europa Press